Las restricciones por la pandemia muestran A Coruña como una ciudad con menos ruido del habitual

Vista de Alfonso Molina en una jornada con escaso tráfico | Quintana
|

Las restricciones más duras implantadas durante el último mes para tratar de frenar el coronavirus tienen su reflejo en los niveles medios de ruido de la ciudad, tanto durante el día, de un modo más ligero, como en el ámbito nocturno, donde el toque de queda se traduce en una reducción drástica del ruido habitual.


Así, tomando como referencia un día medio del mes de enero captado por los medidores instalados en Alfonso Molina, se puede apreciar como el pasado mes, entre las 08.00 y las 18.00 horas, esta estación marca de media valores entre los 72 y los 74 decibelios, mientras que en 2020 siempre estaba por encima de los 76.

El cambio drástico se aprecia en el resto de horas. En un día normal de enero de 2020, desde las 18.00 hasta las 02.00 horas se daba un descenso paulatino del ruido desde esos 76 decibelios hasta el orden de los 66 (llegando a mínimos de 64 en torno a las 04.00 horas). Con las actuales medidas, en enero de 2021 se podía apreciar como este descenso era más pronunciado y rápido. En vez de caer desde las 18.00, la caída se hace más notable a partir de las 22.00 horas (momento en el que queda establecido el toque de queda). Los 64 decibelios (mínimo de un día medio de enero de 2020), se alcanza a las 00.00 horas y sigue cayendo en picado, hasta alcanzar su cota más baja a las 03.00 horas (54 decibelios).


Cambios en el día a día

Los datos de Alfonso Molina muestran un drástico descenso, en gran medida afectado por la caída del tráfico nocturno por el toque de queda, así como de la disminución ligera del diurno.


No obstante, los datos de otras estaciones, además de reflejar pequeños descensos en los niveles medios de ruido, también muestran como los picos mudan sus franjas horarias, consecuencia tras la que pueden estar los cambios de hábitos derivados de la actual pandemia.


Es el caso de la estación de la plaza de Azcárraga, muestra que en un día medio de enero de 2020 se alcanza el máximo de decibelios (60) en dos horas: sobre las 11.00 y poco después de las 18.00 horas. Durante el pasado mes, estos picos, también sobre 60 decibelios, se mostraban, el primero dos horas más tarde, a las 13.00 horas y el segundo más allá de las 18.00. Lo que sí es más similar a Alfonso Molina es el drástico descenso de las últimas horas, aunque los mínimos de ruido son similares ambos años, en torno a los 46 y 48 decibelio.

En Juan Flórez, se ve como los máximos en 2020 se daban a media tarde, mientras que este año al mediodía. Las diferencias de mínimos son notables: en torno a los 52 decibelios prolongados en 2021 y 56 el pasado año. 

Las restricciones por la pandemia muestran A Coruña como una ciudad con menos ruido del habitual