Los vecinos de Os Mallos, nerviosos por los últimos robos en el barrio

Solar vacío en el barrio coruñés de Os Mallos | quintana
|

El barrio de Os Mallos lleva semanas en el punto de mira tras las demandas de los vecinos sobre cuestiones de seguridad y vigilancia en sus calles. En medio de un clima de tensión, en la madrugada del pasado lunes un individuo fue sorprendido en el interior de una tienda de esta zona con la puerta de cristal rota. Un intento de robo que se suma a la lista de sucesos denunciados por los residentes del barrio.


“Ha habido bastantes incidentes últimamente y los comerciantes tienen miedo porque están con una única persona dentro y cualquier movimiento extraño supone intranquilidad”, sostiene el presidente de Distrito Mallos, José Salgado.


Si bien el representantes de los comerciantes de la zona pide tranquilidad e insiste en que no es el único barrio de la ciudad donde ocurren estos sucesos, “pedimos más medidas, porque es verdad que hay bastantes robos, pero sin decir y correr la voz de que somos el barrio más peligroso de A Coruña, ya que no es verdad”. El principal motivo por el que hay una mayor sensación de inseguridad, en palabras de Salgado, es la necesidad. “Hay mucha gente preocupada porque hay que comer y se está creando una bolsa de pobreza enorme. No es que haya más delincuentes que antes, sino que hay más necesidad”, dice.


Nerviosismo

Así, el presidente de Distrito Mallos relata el comentario general de los residentes de este barrio. “Con el toque de queda, por ejemplo, no hay nadie por la calle, y si bajas al perro y aparece un grupo de personas extrañas, ya tienes miedo, y más con todo lo que escuchas de esta zona últimamente”, considera. Salgado, además, se muestra molesto por las comparaciones de Os Mallos con el Bronx. “No responde a la realidad del barrio y genera un alarmismo innecesario”, por lo que defiende la “gran tradición comercial y de convivencia entre los vecinos”.


Hace do semanas, concretamente un sábado, tuvieron lugar destrozos en un establecimiento vacío situado en el número 42 de la calle de Francisco Catoira, reventando los cristales, en un hecho que fue observado y grabado por numerosos testigos.


El pasado viernes, además, la Policía Nacional detuvo a un sospechoso de agresión sexual tras la gasolinera de Alfonso Molina, que fue arrestado en la cercana plaza de Madrid en el barrio de Os Mallos.

Los vecinos de Os Mallos, nerviosos por los últimos robos en el barrio