El número de alumnos que accede a un doctorado aumentó un 18% en un curso

arquitectura e ingeniería acumulan buena parte de la demanda quintana
|

Para bien o para mal, la crisis hace mella en la permanencia de los alumnos en la Universidad, al menos desde algunos ámbitos. La Escola Internacional de Doutoramento reconoce que en el curso 2011-2012 se incrementó la matriculación en los programas de doctorado hasta en un 18% con respecto al año anterior. Muchos de esos nuevos doctorandos procedían de titulaciones que ahora se consideran con una menor salida por la crisis económica.
El director de la Escola Internacional de Doutoramento –un organismo de reciente creación en el seno de la Universidad–, Ramón Doallo, explica que pese a carecer de datos relativos a este mismo curso, en el anterior ejercicio escolar hubo un 18% más de estudiantes que iniciaron sus tesis doctorales.
Aunque el objetivo final de este período formativo acostumbra a ser el encaminar la carrera profesional hacia la docencia, la crisis actual hace pensar que el incremento se debe a que los alumnos buscan alargar su vida universitaria dada la difícil situación del mercado laboral.
Doallo descarta esta hipótesis porque “non hai indicios para pensar iso” y recalca que el interés también podría deberse a la “mayor oferta en programas de doutoramento, que nos últimos anos incrementouse sensiblemente”.
Sin embargo, sí reconoce que la crisis del ladrillo podría ser la explicación para el aumento de demanda desde algunas titulaciones muy concretas. “Hai un maior interese dende a Escola de Arquitectura ou Enxeñería de Camiños, Canles e Portos”, resume. Frente a estos datos, en la Escola no disponen de datos sobre los perfiles o las edades de los autores de tesis porque eso queda en cada departamento.

una posible bajada
Para Doallo sí hay que tener en mente que la recesión podría producir el efecto contrario en los próximos cursos, por lo que está alerta ante una posible bajada de las matriculaciones.
“Agora o paso previo para chegar a estes programas é facer un máster e iso implica un desembolso económico importante durante un ou dous anos”, recuerda. A su parecer, esta obligación de los nuevos planes de estudios todavía no ha afectado en A Coruña porque el incremento de tasas no ha sido muy grande, pero toma de ejemplo otras instituciones académicas. “Isto pode ser un problema futuro”, advierte.

El número de alumnos que accede a un doctorado aumentó un 18% en un curso