La Xunta asegura que se puede ahorrar en sanidad y educación sin dañar los servicios

nac76. 07/03/2012, santiago de compostela.- la conselleira de facenda de la xunta de galicia, elena muñoz, durante su comparecencia hoy, siete de marzo de 2012, en el pleno del parlamento gallego. efe/joan rey
|

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz, destacó ayer que hay margen para poder ahorrar en sanidad y en educación sin afectar a la prestación del servicio y puso como ejemplo que la comunidad gallega ya llevó a cabo medidas que lo permitieron.

En una entrevista en la Cadena Ser, Muñoz indicó que la Xunta está a la espera de que el Estado concrete las medidas que ha anunciado en estos ámbitos para, luego, analizar cual es el impacto que pueden tener. En cualquier caso, entiende que “hay que tomar medidas adicionales por la situación actual y habrá que acordar cuáles son las mejores para garantizar la sostenibilidad del sistema”.

Muñoz recuerda que el Gobierno gallego ya tomó medidas que no afectaron a la prestación del servicio

En este sentido, subrayó que el Gobierno gallego “ya tomó medidas para realizar mejoras, tanto en el ámbito sanitario como en el educativo, sin que en ningún momento se afectara a la prestación del servicio, como en el caso del Catálogo Priorizado de Medicamentos”. Por ello, cree que “Galicia ha avanzado mucho respeto a otras comunidades, que hoy por hoy tendrán que formular otras medidas porque no hicieron ese trabajo en los años pasados”.

 

Incremento de alumnos > Sobre la posibilidad de aumentar el número de alumnos por aula, indicó que existe una posibilidad de incremento sin que disminuya la calidad de la educación, pues en Galicia ya se hizo en alguna de las fases educativas sin que afectara a la calidad. “Ahí había margen y lo aprovechamos, igualando el hecho en otras comunidades”, dijo.

En relación al debate sobre pedir una colaboración adicional a los ciudadanos en función de la renta a la hora de pagar la receta farmacéutica, explicó que “podría ser una medida necesaria que el que más tenga más participe en esa financiación del sistema”, pero aclaró que “en ningún caso se hablaría de la prestación sanitaria”, pues cree “en el sistema público y gratuito y en no hacer ningún tipo de copago en la prestación pública”.

Sobre la conveniencia o no de seguir con políticas de austeridad, la titular de Facenda señaló que “se está en una situación muy difícil, con unos niveles de déficit público muy grandes y, además, mucho más elevados de lo previsto, en 2011 un 8,5%, por lo que claro está que las medidas expansivas de gasto tampoco han servido para frenar el alcance de la crisis ni del paro”.

“Lo que tenemos que hacer hoy por hoy es tomar otro tipo de medidas que aseguren la sostenibilidade del sistema, que controlen el déficit público como primer paso necesario e imprescindible para poder comenzar a generar empleo y a reactivar la economía. Nosotros entendemos que el control del déficit es un paso necesario para poder conseguir la reactivación económica que necesitamos”, resaltó.

En ese sentido, comparó la ley de disciplina del Estado con la situación de una familia que tiene que aspirar a que con sus ingresos habituales cubra sus gastos habituales, pero, en el momento en que tiene que afrontar algún gasto extraordinario, puede endeudarse. “Esto es precisamente lo que formula la ley, en primer lugar que en el año 2020 haya déficit cero, equilibrio de ingresos y gasto, pero también dice que si es necesario hacer alguna reforma estructural se puede incurrir en hasta un 0,4% de déficit”, expuso.

 

Equilibrio > En su opinión, “es fundamental que aspiremos a tener equilibrio en las cuentas”, porque es la única manera de que no sea necesario acudir al endeudamiento y de poder bajar el importe de los intereses que se pagan por la deuda, ya que actualmente en el Presupuesto del Estado se pagan tantos gastos por intereses de la deuda como por prestaciones por desempleo.

“Es un importe muy importante que tiene que asumir una Administración y cuando tú puedes liberar ese gasto, puedes dedicarlo a otros gastos sociales, a otros gastos más importantes para todos”, razonó.

Sobre la culpabilidad del déficit a las comunidades, Muñoz cree que no se puede generalizar, pues hay autonomías que tuvieron un comportamiento que no fue el más idóneo y llegaron a unos niveles excesivos que perjudican a todo el Estado, pero otras, entre las que está Galicia, tuvieron un compromiso claro a favor de la estabilidad, del control del gasto efectivo, de ajustar los gastos a los ingresos y, por tanto, que no contribuyeron a ese desequilibrio.

Por eso, la conselleira aseguró que las autonomías no son malas per se, “bien gestionadas son positivas para España, garantizan la prestación de los servicios públicos y en Galicia creemos en la necesidad del Estado autonómico tal y como está diseñado”.

 

La Xunta asegura que se puede ahorrar en sanidad y educación sin dañar los servicios