El PSOE avisa de que pactará con el PP para modificar los presupuestos

La Cocina Económica sirve cada día 1.300 comidas a personas en riesgo de exclusión social quintana
|

El 6 de marzo finalizará el plazo de la moción de censura. Si el PP y el PSOE no se ponen de acuerdo en escoger otro alcalde, Xulio Ferreiro seguirá ocupando el puesto, lo que significa que se aprobarán automáticamente los presupuestos de este año. José Manuel García, portavoz socialista, señaló que independientemente de lo que se suceda en los días que quedan par que se cumpla el plazo, “vamos a hacer valer el voto del pleno para introducir nuestra propuestas”. Y en este caso, sí que están dispuestos a negociar con el PP.
García asegura que Ferreiro no está “está transmitiendo que no quiere hablar con nadie de los presupuestos”. Es la forma de conseguir las propuestas que presentaron inicialmente. Primero, cumplirán con el trámite de tratar de pactar de nuevo con el Gobierno local ofreciéndole “la explicación necesaria”. De no conseguirlo, “intentaremos conseguir los apoyos en el pleno necesario para que las propuestas socialistas en los modificativos se aprueben”.
Esta segunda opción pasa necesariamente por un acuerdo con el PP: la Marea Atlántica cuenta con diez concejales, los mismos que el principal grupo de la oposición. El PSOE seis y el BNG, solo uno, y son necesarios 14 votos para conseguir aprobar una moción. Además, no sería la primera vez que el PP y el PSOE llegan a un acuerdo in extremis ante la falta de un acuerdo con la Marea Atlántica.
Sin ir más lejos, los presupuestos de 2016 se aprobaron de una manera parecida. El 1 de abril, y tras una mañana caótica de enmiendas, las cuentas se aprobaron con el apoyo del PSOE y la abstención del PP incluyendo 9,5 millones de modificaciones por las enmiendas de populares y socialistas, que se apoyaron mutuamente para aprobar los cambios. Curiosamente, Ferreiro denominó aquello un “simulacro de moción de censura” que “bloqueaba” la acción municipal.

giro victimista
García lo ve de una manera diferente. Señala que en cada intervención pública se transmiten las propuestas por escrito y que estaban dispuestos a seguir dialogando porque piensan que es necesario. Para él, ese “giro victimista” va camino de convertirse en un recurso permanente de la Marea Atlántica que, como recuerda, no tiene más que diez votos, lo que le condena a buscar el pacto, lo que significa hacer concesiones.
Por otro lado, admite que el Gobierno local tiene que aprobar el presupuesto, pero alega que el presupuesto tiene que aprobarse con 14 votos. “Aquel que quiere imponer su presupuesto con diez votos no está haciendo lo que debería”, reprocha. Es más, tratar de aprobarlo sin apoyos puede ser una mala política, como advierte el socialista. Y recalca al alcalde que “el pleno puede decidir que se trastoca absolutamente todos los presupuestos. Y ellos lo saben, por eso me extraña que no concierten mecanismos de diálogo”.

El PSOE avisa de que pactará con el PP para modificar los presupuestos