La carencia de ofertas obliga a Turismo a licitar de nuevo el servicio de bar del festival SAL

Por el momento no está claro quién preparará el festival en O Parrote | pedro puig
|

El Consorcio de Turismo se ha visto obligado a acelerar el ritmo para poder celebrar el Festival Sabores Atlánticos SAL promocionado en el Salón Gourmets 2018 de Madrid y publicitado ya en los accesos a la ciudad a través de banderolas a pesar de la nula aceptación que ha tenido el evento entre las compañías coruñesas. Ayer mismo se sacó a licitación, por segunda vez, el servicio de bar de la cita dado que en primera instancia el contrato tuvo que ser declarado desierto. A esta situación difícil, se sumó también una segunda convocatoria para que responsables de foodtrucks se animen a participar en un festival que se desarrollará a los pies de la Torre.

El tiempo apremia cada vez más al Ayuntamiento y al Consorcio de Turismo en la organización del que pretende ser uno de los eventos estrella de este año, el certamen gastronómico SAL, dado que está programado para los días 15, 16 y 17 de junio y a estas alturas, con menos de un mes de margen, todavía no está contratado el servicio de montaje, desmontaje, decoración, mantenimiento y seguridad de la cita ni tampoco hay nadie que se haga responsable de un bar que se montaría de manera puntual en la explanada de O Parrote. De las furgonetas que ofrecerán comida no ha trascendido ninguna información.

El pasado viernes el presidente del Consorcio y concejal de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, tuvo que rubricar un documento declarando desierto un segundo concurso vinculado con la celebración. Tras reiniciar el proceso con el montaje, ayer mismo se hizo lo propio con el servicio de bar que debe funcionar como apoyo a los foodtrucks y demás actividades que habrá en el borde litoral coruñés.

Cumplir los compromisos
Aunque en este caso el anuncio no aclara que el acuerdo al respecto se vaya a tomar por la vía de la urgencia y adjudicar de forma directa como el otro servicio, se entiende que el sistema será el mismo ya que hay poco margen de actuación para cumplir el compromiso con los patrocinadores, colaborares y el público al que se invitó a A Coruña con el pretexto de la realización de un evento de primer nivel.
En algunos ambientes hosteleros se comentaba ayer que no hubo empresas que se presentaran al proceso de atención de un bar, aunque conocían de su existencia, porque las condiciones no serían las mejores. Además, los problemas que padecen ahora las asociaciones de comerciantes para cobrar las subvenciones de años anteriores tampoco ayudan a dar buena imagen del Ayuntamiento, como reconocían hace unos días desde la Asociación de Hostelería de A Coruña.


En los pliegos, que vuelven a estar disponibles para posibles candidaturas hasta el día 31, no aparece una cuota económica demasiado elevada, pero sí hay ciertos requisitos que no compensarían en caso de que el festival no fuese un éxito de público. Por ejemplo, se indica que hay que facilitar al Consorcio “200 consumiciones de forma gratuita, para los compromisos profesionales y promocionales durante el festival”.

Por otra parte, los precios a los que se podrán cobrar los productos, tanto en la barra como en una especie de quiosco, vienen prefijados y aunque son asequibles para todos los bolsillos, quizá no sean aceptables por los profesionales del sector. La actividad estará limitada a un horario entre las 17.00 y las 23.00 horas el día 15; de 12.00 a 23.00 horas el día 16; y de 12.00 a 18.00 horas el domingo.

Búsqueda de más demanda
Por otra parte, el perfil del contratante general del Ayuntamiento sacó ayer de nuevo a concurso la participación de foodtrucks en un festival del 29 de junio al 1 de julio para celebrar el aniversario de la Torre de Hércules como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
En el primer momento se presentaron solo dos, algo que lamentaron los hosteleros, pero el Consistorio quiere que al menos se instalen cuatro propuestas culinarias distintas.

La carencia de ofertas obliga a Turismo a licitar de nuevo el servicio de bar del festival SAL