A Coruña invierte el resultado de 2016 y le devuelve la confianza a los socialistas

El Ideal Gallego-2019-04-29-014-663edc76
|

La izquierda coruñesa se movilizó para tratar de mantener al Partido Socialista en el Gobierno y logró invertir los resultados de las anteriores elecciones generales, en las que el PP fue el vencedor en la ciudad. 


Con casi el 33% de las papeletas, el PSOE fue la fuerza más apoyada ayer en los colegios herculinos y centró el voto de izquierdas. Subió más de un diez por ciento con respecto a los comicios de 2016, el mismo porcentaje que perdió ayer Unidas Podemos en la ciudad. La coalición morada –Podemos-Eu-Mareas En Común-Equo, en esta ocasión– pasa de ser la segunda fuerza con más votos a quedarse en tercer lugar, con Ciudadanos inmediatamente por detrás, a poco más de tres mil papeletas de diferencia. Esta formación replicó a nivel local los buenos resultados que logró en el conjunto de España y mejoró su porcentaje en la ciudad en cerca de cuatro puntos.


El principal castigo de las urnas coruñesas fue para los populares, que pierden un quince por ciento de sus apoyos y se quedan con veinte puntos porcentuales y poco más de 30.000 votos, frente a los 51.125 de hace tres años. El descenso del Partido Popular en la ciudad es, no obstante, ligeramente inferior al sufrido en el global de las elecciones generales.


Sin llegar a las diez mil papeletas, pero con ascensos notables en las muestras de confianza de los vecinos, el BNG se hizo con algo más del cinco por ciento de los sufragios (situándose como la sexta formación con más apoyos, sumando más de 8.000) y Vox se coló en la lista de las cinco fuerzas más votadas con el seis por ciento de los votos, reflejados en 9.700 papeletas.

 

La abstención cae más de un 4% con respecto a los últimos comicios
Uno de los motivos por los que se recordarán estas elecciones es por su alta participación, y A Coruña no fue una excepción. Según las cifras oficiales, de los 47.706 censados, no ejercieron el derecho al voto el 24,15%; mientras que en 2016 fueron el 28,44% los que decidieron quedarse en casa.  
Este incremento en la participación tuvo su reflejo en un muy escaso aumento tanto de los votos en blanco como los nulos. Aparte de los errores, estos votos se utilizan a menudo como una forma de protesta, pero en estos comicios no fue así: los nulos fueron 1.316, pasando de 0,83% en 2016 al 0,88% de este año. Las papeletas en blanco fueron 1.554, un 1,05% del total, mientras que en las pasadas elecciones habían sido 1,02% . l

A Coruña invierte el resultado de 2016 y le devuelve la confianza a los socialistas