“La Copa es nuestra prioridad máxima y soñar es gratis”

|

El tercer portero del Deportivo, Rubén Martínez Andrade, el jugador oriundo de Coristanco, avisa que el conjunto blanquiazul se toma muy en serio la competición copera e irá a por todas en los octavos de final. Un encuentro de ida que el equipo herculino disputará este próximo martes 3 de enero: “Le damos prioridad e importancia máxima (a la Copa)”.
El cancerbero indica que la idea del plantel blanquiazul es “pasar rondas y soñar mientras se pueda, porque soñar es gratis”. El propio Rubén está cumpliendo uno de sus anhelos, el haber podido debutar con la escuadra herculina en la Copa del Rey, unos minutos que disfrutó “tanto en el campo del Betis como sobre todo en Riazor, remontando la eliminatoria”.
La receta para el meta es sencilla: entrenar y esperar que llegase su ocasión de vestirse de corto y demostrar su valía. “Me dediqué a trabajar desde el principio, aunque no estaba entrando en las convocatorias”, declara el de Coristanco.
Por ello, a las puertas del final de este 2016, Rubén hace un balance positivo de estos primeros meses en el conjunto blanquiazul. “Personalmente, tuve la oportunidad de disputar la Copa, disponer de minutos y disfrutar de jugar en el Deportivo, que es lo que pretendía cuando firmé”, recapitula el jugador. Además, asevera que en el plano colectivo ha ido poco a poco a más y consiguiendo resolver partidos que, al principio del curso, se le atragantaban. Aún así, cree que el plantel “ya estaba jugando bien antes” pero “no conseguía sacar resultados”. “Ahora se están dando las dos cosas, buen juego con resultados y haciendo goles, algo que nos hacía falta para coger confianza”, remarca.
Después de jugar los dos partidos de Copa del Rey de dieciseisavos de final ante el Betis, espera repetir en cuartos ante el Alavés, aunque reseña que no sabe “lo que va a pasar”. “Sigo trabajando para optar a lo que pueda”, apunta.
Su reto más inmediato será, previsiblemente, ante el conjunto de Mauricio Pellegrino, un encuentro que admite que será “muy difícil”. “Los equipos pasaron de ronda por méritos propios y difíciles iban a ser todos”, incide el cancerbero.
No obstante, Rubén apunta que tanto él como el resto de sus compañeros de vestuario están “ilusionados, confiados con pasar cuantas más eliminatorias mejor y seguir soñando”. 
Sus metas son altas y el portero coruñés no se pone límites, pues considera que es fundamental la ambición para lograr los objetivos que uno se proponga. “Tienes que confiar. Si apuntas bajo nunca vas a conseguir una meta alta”, aclara el jugador, que es ambicioso y quiere conseguir más protagonismo. “Tengo que luchar. Yo sueño y quiero optar a todo y luego hay un entrenador que decide”, matiza.
Considera que al equipo coruñés le vino bien un período de descanso para desconectar, algo que “siempre es importante” para recargar pilas de cara al exigente enero con el que el Deportivo inaugurará 2017. Un mes plagado de encuentros en el que, de pasar de ronda copera, los blanquiazules tendrán que disputar ocho partidos.
“Empiezas la pretemporada en julio y después de tantos meses seguidos es complicado (no tener descanso) y por lo menos (ahora) tienes unos días para desconectar, sobre todo mentalmente”, relata, aunque “no del todo porque tienes que cuidarte un poco para volver en condiciones” a nivel físico. 
En el caso de la posición que ocupa en el campo, que él entiende como “diferente” se ha escrito mucho: Sobre la soledad del portero, sobre lo ‘ingrato’ e incluso injusto del puesto... Una visión que, en ciertos aspectos, comparte. “Cuando no juegas tienes que apretar más aún para cambiar la situación, cosa que no es fácil”, reconoce aduciendo en su caso particular.
Aún así, tampoco considera sencilla la posición del guardameta que es titular, porque a veces un error hace que sea señalado, obviando todo lo bueno que pudo hacer con anterioridad. “El que juega puede hacer un partido espectacular, pero si comete un fallo y pierde un choque por eso, todas las miradas están puestas en él”, comparte Rubén, que comenta que, a pesar de que “a veces es ingrato para los dos (el titular y el suplente), al final “compensa”.

“La Copa es nuestra prioridad máxima y soñar es gratis”