El vigente campeón se acerca a la final de Varsovia

GRA631. SEVILLA. 07/05/2015.- El defensa del Sevilla FC Aleix Vidal (3d) celebra su gol, primero del equipo, con sus compañeros, durante el partido de ida de semifinales de la UEFA Liga Europa que Sevilla y Fiorentina disputan hoy en el estadio Ram
|

efe
sevilla

El Sevilla ganó 3-0 en la ida de su semifinal a la Fiorentina, noqueada para la vuelta ante la amplia ventaja lograda por el vigentes campeón de la competición y que se acercan bastante a la final de Varsovia, que sería la cuarta de su historia.
La Fiore fue mejor en un primer tiempo en el que tuvo claras ocasiones, pero le faltó acierto, al contrario que el Sevilla, que se adelantó con un tanto del bigoleador Aleix Vidal, pues volvió a marcar al comienzo de una gran segunda parte jugada por su equipo, que incluso logró el 3-0 casi definitivo, obra del francés Gameiro.
Con las bajas por lesión del meta Beto, del central Nico Pareja y del medio Cristóforo en el bando sevillista, y de los delanteros Babacar y Rossi en el italiano, se medían dos equipos con hambre de triunfos e ilusionados con lograr un buen resultado que les acercase a la final soñada.
Los italianos, bien situados y con mucho poderío ofensivo, salieron con gran intensidad y buscaron armar rápidos ataques en un choque que tuvo muchas fases de ida y vuelta en el juego, con muchas dudas en ambas defensas. Los hispalenses despertaron y crearon un par de opciones por medio de Bacca, que no atinó. Sin embargo, rebasado el primer cuarto de hora el colombiano se hizo con un pase de Vitolo en el área, se revolvió y cedió a la derecha a Aleix Vidal, que de un fuerte tiro cruzado marcó el 1-0.
Era el minuto 17 y aún quedaba un mundo. El conjunto ‘viola’, enrabietado, supo reaccionar, halló su juego de toque y llevó mucho peligro al marco local por la rapidez de Alonso y Joaquín desde la izquierda, hasta el punto de que rozó el empate en tres claras ocasiones creadas a base de buen fútbol y de empuje.
Al filo del ecuador del primer tiempo, Mohamed Salah, solo ante Rico, falló un gol cantado tras un pase de Joaquín. También perdonó poco después al rematar sin mucha convicción y en la más clara, a los 25 minutos, cuando el punta cedido por el Chelsea metió el pie en el área chica, pero el meta sevillano salvó el gol.
Tras el descanso, pareció que se mantenía el mismo guión y el choque se mantuvo abierto, con la Fiore queriendo mandar en ataque, obligado por su desventaja en el marcador, pero el que no fue el mismo fue el equipo de Unai Emery, más ambicioso.
Los sevillistas apretaron más y fueron más rápidos y verticales al montar sus ataques, lo que le dio sus frutos cuando en una contra Vitolo abrió el juego a la derecha para Aleix Vidal, una pesadilla para la zaga ‘viola’ por su fuerza y velocidad por esa banda, que entró en el área y mandó el balón al fondo de la red de un fortísimo y certero derechazo. El 2-0 dio alas al Sevilla que sentenció por mediación de Gameiro y tiene pie y medio en Varsovia.

El vigente campeón se acerca a la final de Varsovia