Un dragón ultima la transformación de la feria de medieval a fantástica de los últimos veranos

El Ideal Gallego-2019-07-24-009-2060e51c

La XXV edición de la Feria das Marabillas, que se prolongará durante seis días se inauguró ayer con un gran despliegue de personajes fantásticos. El más impresionante de todos fue sin duda un dragón que impresionó a la multitud apiñada en la plaza de Azcárraga. Su presencia consumó así la deriva fantástica de esta feria, acentuada en los últimos años por la gran influencia de la serie “Juego de Tronos”: hasta la propia alcaldesa, Inés Rey, pronunció la palabra “Dracarys”, la orden con la que una de las protagonistas, la Reina Daenerys, hacia que sus dragones exhalaran fuego. 

El monstruo de gomaespuma exhalaba humo, no llamas, pero resultaba igualmente impresionante para todos los reunidos allí. Es una de las pocas novedades que ofrece esta feria que, como recuerda Rey, “este año se cumplen 25 años y es uno de los acontecimientos del verano en A Coruña desde hace mucho tiempo y animo a todos a visitarla”. Ella misma visita la feria cuando solo era una cría, acompañada por sus padres, y ahora lo hace acompañada de sus hijos. “También están los caminantes blancos y los dothrakis, aquí hay mucha simbología del juego de tronos. No descarto darle un tono más épico y cambiarle el nombre”, bromeó la regidora.

Afluencia
En anteriores ediciones, la cifra de asistencia rondaba los 150.000 personas, y Rey confía en que la cifra se mantenga o incluso que se incremente este año, a pesar de que para nuevo Gobierno local ha sido una contrarreloj organizarlo todo recién llegados a María Pita, lo que provocó un retraso en el calendario de preparativos. Sobre este particular, la alcaldesa solo reconoció “las dificultades propias de un evento propio de estas características donde hay que conjugar el acceso a los visitantes con los vecinos”. 

La alcaldesa reconoció que lo que más le gusta de la feria son los puestos de comida, donde cualquier visitante se puede dar un banquete como el que jamás podría soñar un hombre del medievo. Pero hay otras cosas además de comida: entre los 220 puestos también hay tenderetes que venden toda clase de productos, desde bisutería a perfumes pasando por juguetes. 

Todos los días, a las seis de la tarde, se celebrará una representación diaria de una de los antiguos concejos vecinales que regían en la Alta Edad Media. Será en el atrio de la iglesia de Santiago. Además, el sábado a las ocho y media de la tarde se celebrará un encuentro musical. 

En la plaza de María Pita, se instaló el “Recuncho das Pícaras”, un área infantil donde los menores podrán disfrutar saltando en camas elásticas o subiéndose a sillas voladoras y norias, juzgando a un ajedrez gigante o practicando el tiro con arco así como asistir a recreaciones de cómo se arma un caballero. Para los más pequeños se ha montado una guardería, también de temática medieval. Se ofrecerán demostraciones de afilado y cardado de lana, de panadería, de tornería de madera y de trenzado de esparto.  Todo salpicado de espectáculos de música y danza.

Un dragón ultima la transformación de la feria de medieval a fantástica de los últimos veranos

Te puede interesar