El Ayuntamiento aprueba que no se subrogue a diez empleados de la ORA

10 febrero 2015 página 5 A Coruña.- Sesión plenaria de ayer en María Pita Fotografía de unos 40 trabajadores de la grúa y la ORA se concentraron ayer en María Pita

La actual gestora de la ORA Setex Aparki, se había negado a acoger a diez de los trabajadores de la antigua concesionaria (Doal, la filial de Véndex), alegando que no aparecían en el pliego de condiciones. Y ayer, el Ayuntamiento le dio la razón: según fuentes municipales, de los no subrogados,7 fueron contratados el l de octubre por Doal-Vendex, pocos días antes de que la puesta en funcionamiento del servicio y según la legislación vigente, no tiene obligación de acogerlos; la octava era una administrativa que nunca trabajó para Doal, el noveno era un vigilante que fue despedido porque no se le necesitaba. El décimo trabajaba para la empresa matriz, en la que ha desempeñado varios puestos.
Para el Gobierno local, la cosa está clara, sobre todo en lo que respecta a los tres trabajadores: la ley dice que si no se ha contratado a los trabajadores tres meses antes de que la empresa se haga con la concesión, la nueva concesionaria no tiene por qué subrogarles. Así que la nueva empresa contratará solo a 50 de los 60 previstos. 
El concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, llegó a esta conclusión después de la reunión que mantuvo la semana pasada con representantes de Setex Aparki, para “comprobar que está a cumprir coas súas obrigas”.
Tal y como explicó Díaz, “pedinlle información coa que pode contrastar o respecto dos acordos”. Y las explicaciones de la empresa parecen haber convencido al edil del área, que recordó que el Ayuntamiento se toma muy serio estos temas: “Este Goberno velará pola efectividade das concesións e inclúe desde xa na contratación cláusulas sociais”.

actitud "Pasiva"
Pero la CIG no es la misma opinión. El sindicato nacionalista considera que el Ayuntamiento  permite a Setex Aparki incumplir el pliego de condiciones en el que se comprometía a contratar a 60 trabajadores, y recuerda que ellos no son responsables del método de contratación. La CIG amenaza el alcalde con llevarlo a la Fiscalía por las posibles implicaciones penales de su decisión. Es más, califica la actitud del Ayuntamiento de “pasiva” respecto a los acuerdos por los que tiene el deber de velar.  
Pero el concejal de Movilidad rechaza esta tesis y asegura que mostró un especial interés durante la reunión en conocer la situación del cuadro de personal para que “non se desvíe do que sinala o contrato, cuxo prego foi elaborado polo anterior                               goberno do Partido Popular”. De hecho, el nuevo Gobierno local se encontró con al pliego de condiciones tramitado y no tuvo más remedio que sacarlo adelante. n
 

El Ayuntamiento aprueba que no se subrogue a diez empleados de la ORA

Te puede interesar