Caridad hizo de Sergio Ramos

El Cerceda celebró sobre O Roxo la clasificación para la fase de ascenso a Segunda División B r.g.
|

 

Cuando todo apuntaba a que el Alondras se llevaría los tres puntos de O Roxo, cuando todo parecía indicar que el Cerceda debería sufrir en las dos últimas jornadas, cuando daba la sensación de que no había forma de poder marcar un gol, surgió Marcos Caridad para rememorar el gol de Sergio Ramos en la final de la Liga de Campeones. Fue en el mismo minuto (el 93), sirvió para conseguir el mismo resultado (1-1) y lo hizo posible un central que se incorporó a rematar, a la desesperada, la última acción a balón parado del partido. En este caso fue una falta lateral.
Pablo Rubio dio el primer paso. El encargado de poner el balón al  área lo hizo recibiendo el aliento de todo el banquillo, a escasos metros del espigado mediocentro. El cuero cayó cerca de Martín, pero no encontró rematador. Tampoco hubo ningún jugador del Alondras que sacase la pelota del área. Tal vez, si una cabeza o una pierna visitante despejasen el balón, el árbitro pitaría el final del partido. La historia no estaba escrita de esa manera.
La bola quedó muerta cerca del punto de penalti. Ni Cano, ni Dani, ni Brais Abelenda, ni Bilal... No remató ninguno de los cuatro delanteros que hizo coincidir Lemos para buscar el 1-1. Marcos Caridad era el más próximo y no tuvo dudas. No remató ni con la derecha ni con la izquierda. Remató con la fe de once tipos y otro puñado de compañeros que no estaban en el campo. Caridad hizo lo que para algunos que salían del campo parecía imposible. Anotó el gol de un empate que es una victoria, el gol de la clasificación para el segundo playoff consecutivo del Cerceda de Lemos.
¿Por qué sufrió tanto el Cerceda? El Alondras anuló el dominio, la posesión, las llegadas, todo lo que su rival estaba haciendo mejor con un golazo de Mauro. El máximo anotador del equipo de Cangas esta temporada atacó por la banda izquierda y descubrió la posición adelantada de Diego sorprendiendo con una vaselina que dejó mudos a los locales. El gol soñado por el Alondras le permitió reforzar su planteamiento destructivo. Josiño Abalde tiene tan claras las ideas como oscuro es el juego de su equipo. El 0-1, unido a la ansiedad del Cerceda, le dio todo el oxígeno del mundo para llegar al descanso sin pasar excesivos apuros.
Dani Xelo reapareció en el equipo titular una vuelta después. Su último partido en el once inicial se remonta al mes de diciembre, en O Morrazo. Estuvo como es él: persistente, incómodo, trabajador. Pudo marcar en el minuto 13. Provocó el error del portero rival, cogió el balón y, con poco ángulo, tiró al palo. Poco después, Cano también pudo adelantar al Cerceda. Su volea desde la frontal provocó una parada de mérito. Incluso con el 0-1 el Cerceda estuvo cerca del empate antes del descanso. ¿El protagonista? Marcos Caridad marcó otro gol en la primera parte, pero el árbitro lo invalidó. Herbert colgó el balón al segundo palo, Dani lo puso cerca de la línea de gol y Caridad empujó. Señaló falta.
La primera gran actuación de mérito del Cerceda en el segundo tiempo fue de su portero. Diego hizo el paradón de la tarde a una volea de Andrés. El de Cambre fue más gato que nunca, recordó su mejor versión de la pasada temporada y evitó el 0-2.
Para los últimos veinte minutos, Lemos arriesgó dejando tres defensas para pasar a jugar con dos delanteros (Dani y Brais) y dos extremos (Cano y Bilal). Fueron estos dos los jugadores más peligrosos. Las conducciones de uno y otro hicieron daño a un Alondras justo de gasolina pero que apretaba los dientes para agarrarse al 0-1.
Brais Abelenda perdonó, solo en el área pequeña, lo imperdonable tras un centro de Bilal que no remató Dani. El Cerceda, que ayer volvió a vestir de blanco, se encomendó a la épica, al ‘90 minuti son molto longo en O Roxo’ y Marcos Caridad, en Cerceda y no en Lisboa, hizo de Sergio Ramos en el minuto 93.
Su primer gol de la temporada, el más celebrado del equipo en toda la liga, no solo provocó euforia sino que hizo justicia a lo sucedido en el partido.

Caridad hizo de Sergio Ramos