Mosquera reconoce, en su despedida que “quizá” no supo hacerse entender

GRA046. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 05/10/2015.- Fotografía facilitada por la Xunta de Galicia, (de izda a dcha) de la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez; la exconselleira de Sanidad, Rocío Mosquera, y los conselleiros de
|

Rocío Mosquera, la ya exconselleira de Sanidade, reconoció en el acto en el cual juraron sus cargos los nuevos conselleiros del Gabinete de la Xunta, que “quizás” su carencia “más importante” fue el que no supo hacerse entender y se despidió del cargo señalando que “fue una oportunidad estar en política”.
La “doctora Mosquera”, como se refirió a ella el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, agradeció al mandatario autonómico que le diese la “oportunidad” de dirigir la sanidad gallega y rememoró a aquel “grupo de jóvenes” que en los años noventa trabajaron con José Manuel Romay Beccaría, entre los que se incluyen ambos.

oportunidad
“Fue una apuesta arriesgada”, reconoció Mosquera, con la convicción de que, de todos aquellos “jóvenes” que empezaron de la mano del ayer presidente del Consejo de Estado, quizás “el perfil que menos se adaptaría a una conselleira” sería el suyo. “Gracias, Alberto, por esta oportunidad”, insistió.
A renglón seguido, la exconselleira manifestó que fue “un honor” trabajar con sus compañeros de Gobierno. “Gracias por vuestro apoyo, por entenderme, por entender que el Sergas es un agujero sin fondos al que va todo el dinero; a nivel personal, gracias por las horas que pasamos juntos, por lo que aprendí de vosotros. Fue una oportunidad estar en política”, señaló.
Tras la ronda de agradecimientos reconoció que su carencia “más importante” pudo ser que “quizás” no supo hacerse entender. A renglón seguido, reivindicó todas las bondades del sistema sanitario público, y lanzó un mensaje a los medios de comunicación, en los que estuvo presente de forma continua en una gestión marcada por varias polémicas.
“Gracias por vuestro trabajo. Solo una cosa, defender la sanidad pública no es poner sobre la mesa cada cosa que pasa, cada fallo”, reprochó a los medios de comunicación, a los que instó a cesar esa política para comprometerse con la defensa de la sanidad pública.
También dio las gracias a su equipo y a los trabajadores del Sergas, a los que instó a cuidar a su sucesor, Jesús Vázquez Almuíña, para concluir que deja una sanidad “mejor” y con más infraestructuras.

Mosquera reconoce, en su despedida que “quizá” no supo hacerse entender