A Coruña retrocede en el tiempo a través de la moda

Museo de Belas Artes de A Coruña. Imagen de archivo.
|

El sector cultural gallego se encuentra estos días funcionando a medio gas debido a las restricciones de aforo anunciadas por la Xunta el pasado 4 de noviembre. De esta forma, museos, bibliotecas, archivos y salas de exposiciones continúan en activo, pero con un aforo reducido al 50% de su capacidad máxima.

Con todo, y a pesar de que esta reducción en el número de visitantes puede limitar en algunos espacios las visitas a grupos muy reducidos, la cultura gallega no se para y en las últimas semanas se han inaugurado algunas de las exposiciones más esperadas del año. Una de las últimas en sumarse a esta lista es “Vestir Épocas. 1860-1960”, una muestra que nos traslada a finales del siglo XIX y principios del XX a través de más de 300 piezas de ropa, objetos y complementos pertenecientes a la alta sociedad gallega de la época.

La moda siempre ha sido una forma de expresión artística más, como la pintura o la literatura. A través de la combinación de prendas, las personas han mostrado durante décadas su identidad, inquietudes y emociones. Se trata de un arte que alcanza a todos los sectores, incluso al deportivo, y que siempre ha tenido un lugar predominante en la sociedad. En “Vestir Épocas. 1860-1960”, las piezas cedidas por Ana González Moro, una coruñesa que se ha pasado media vida adquiriendo prendas y objetos de moda de todas las épocas, invitan al visitante a retroceder en el tiempo casi 200 años para comprender cómo la vestimenta de finales del XIX y principios del XX poseía una perfecta combinación entre utilidad y arte, entre servicio y opulencia.

Comisariada por el experto en moda Ramón Padín Otero y por el arquitecto Fernando Agrasar Quiroga, la exposición es una de las más interesantes que han pasado por el museo de la ciudad herculina en los últimos años. En primer lugar, porque no se trata de una muestra al uso, es decir, no cuenta con un espacio reservado para ella, sino que las prendas conviven con el resto de obras de las exposiciones permanentes del museo. De esta forma, vestidos de novia o salón se mimetizan entre pinturas con motivos naturales, mientras que los accesorios comparten espacio con animales disecados.

Foto: pxhere // Public Domain 

La distribución de las piezas se ha realizado en torno a nueve secciones, aunque no existe un orden cronológico, sino que se agrupan por ámbitos o temáticas. Así, en Cuerpo y Silueta el visitante podrá explorar la evolución de las prendas íntimas, tanto masculinas como femeninas, mientras que en Cuerpos Celestes se muestra una amplia variedad de trajes de comunión y bautizos. Las prendas destinadas a las celebraciones sociales continúan en Pequeños principados, sección en la que se encuentran siete vestidos de novia de diferentes épocas junto a trajes de etiqueta masculinos y complementos como sombreros de copa, y en Luto y Uniformes, centrada en las prendas oscuras propias de los funerales y los eventos sociales más sobrios.

En Vestuario de Visita y Viaje el visitante se hará una idea de cómo eran los trajes de paseo y los abrigos de viaje de la época, mientras que la sección Flâneries y Folies se centra en la moda del siglo XX con una variedad de lo más colorida de ropa formal e informal. El recorrido termina en Vestuario, una pequeña selección de algunas de las prendas más llamativas de la muestra ubicada en la sala dedicada a Sargadelos.

El segundo motivo por el cual esta exposición destaca por encima de las demás es que la gran mayoría de las piezas nunca habían sido mostradas hasta ahora al público. De todas ellas, solo un reducido grupo formó parte de las exposiciones “Con-Fío”, en el Museo Centro Gaiás, y “Sorolla y la moda”, realizada en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid. Así pues, esta es la primera vez que la extensa colección de González Moro, integrada por piezas de incalculable relevancia histórica, indudable belleza y enorme calidad técnica, se exhibe en su totalidad. Lo hace con el objetivo de poner en valor el patrimonio cultural colectivo, partiendo de la moda no solo como una expresión artística, sino también como un reflejo de las costumbres, hábitos y valores de la sociedad gallega de antaño.

“Vestir Épocas. 1860-1960” podrá visitarse en el Museo de Belas Artes de A Coruña hasta el próximo 14 de marzo. La entrada es totalmente gratuita y es conveniente revisar la programación del museo en su página web, ya que están previstas actividades paralelas a la muestra como charlas, visitas guiadas y conferencias. 

A Coruña retrocede en el tiempo a través de la moda