Sanidad recomienda la retirada de las prótesis mamarias PIP de forma preventiva, pero no urgente

|

El Ministerio de Sanidad ha recomendado a las mujeres con implantes mamarios PIP (Poly Implants Protheses), que fueron apartadas del mercado en 2010, su retirada preventiva, pero sin carácter de urgencia, ya que ha confirmado una mayor tasa de rotura a los diez años de su implantación.
Estas prótesis se retiraron del mercado después de que las autoridades francesas detectaran que estaban fabricadas con un gel de silicona diferente del declarado, con el fin de obtener el certificado necesario para comercializarlas en la UE, lo que ponía en duda sus garantías.
Francia declaró a finales de 2011 que 20 mujeres con estas prótesis habían padecido cáncer y, aunque no estableció un vínculo directo entre los implantes y la enfermedad, alertó de los riesgos que plantea para la salud su elevado índice de roturas.
Ahora, según señaló en un comunicado Sanidad, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha actualizado las recomendaciones, que incluyen que su retirada debe estar planificada conjuntamente con el cirujano, al no tener el carácter de urgencia.
La nueva información que se maneja ratifica la “ausencia de riesgos sanitarios superiores” para las portadoras de estas prótesis frente a las de otros implantes mamarios, pero confirma esa mayor tasa de rotura a los diez años de su implantación, que hace aconsejable su retirada preventiva.
Sanidad contactó con la federación de clínicas privadas para que el sector privado ofrezca el tratamiento y seguimiento adecuados a sus pacientes, de acuerdo a las nuevas recomendaciones. Las personas que no puedan contactar con el cirujano o clínica donde fueron operadas podrán acudir a las consultas o servicios de referencia.

Sanidad recomienda la retirada de las prótesis mamarias PIP de forma preventiva, pero no urgente