El grupo de teatro del Ágora prepara una de las piezas más complicadas de García Lorca

Los alumnos de la agrupación teatral, con su director, a la derecha | quintana
|

El grupo de teatro del Centro Ágora, con diez años de experiencia, llevará a los escenarios el próximo mayo la obra “Así que pasen cinco años”, una de las piezas más complicadas de Federico García Lorca, en palabras del director, Víctor Díaz Barús. Son una gran familia en la que conviven todo tipo de edades, culturas y profesiones, apunta el coordinador, que ya ha ganado más de 40 premios teatrales como director y que destaca iniciativas como este grupo para “mantener vivo el teatro en A Coruña”.

El colectivo nació hace una década a través de la concejalía de Cultura y de él forman parte desde jóvenes estudiantes de 18 años hasta jubilados de más de 80. “Es enriquecedor. Algunos se han ido de aquí a Madrid a estudiar Arte Dramático y otros, que quizá nunca han actuado por falta de tiempo, desconectan de sus trabajos cada viernes con esto”, comenta el director.

Entre las piezas que han llevado a las tablas se encuentran obras clásicas de la literatura española y gallega: “Divinas palabras” y “Luces de bohemia”, de Valle Inclán; “Misericordia”, de Benito Pérez Galdós; o “A noite vai coma un río”, de Cunqueiro, entre otras.

 

Crecimiento

Explica Díaz Barús que sus alumnos “cada año van a más”. “Hacemos un cásting cada octubre y al último vinieron unas 80 personas. El grupo lo conforman sobre 30”, indica el “jefe” de todo esto, que añade que su modus operandi es leer y profundizar en la obra escogida, para después representarla.

Díaz Barús reconoce que están terminando de montar “Así que pasen cinco años” y que en el mes de mayo actuarán dos días seguidos “en casa”, en el auditorio del Centro Ágora. “Es un teatro extraordinario”, incide.

Además, estarán en la Fundación Luis Seoane en verano y abren la puerta a acudir a cualquier municipio para actuar. “Cuando representamos ‘Divinas palabras’ tuvimos mucho éxito, hasta vino un autobús desde Portugal para vernos”, recuerda.

Este grupo sirve a sus integrantes para fomentar la convivencia intergeneracional y aprender unos de otros. “Algunos trabajan y compaginan la actividad teatral con sus quehaceres diarios. Lo pasan muy bien”, concluye el director.

El grupo de teatro del Ágora prepara una de las piezas más complicadas de García Lorca