El Sergas pagará 50.000 euros por la muerte de un joven mal diagnosticado

El paciente acudió cinco veces a Urgencias del Chuac sin resultado
|

 El Sergas acaba de ser condenado a pagar 50.000 euros a la familia de un joven coruñés que falleció en noviembre de 2006 a consecuencia de un tumor en un testículo que no le fue diagnosticado en sus reiteradas visitas a centros sanitarios de la ciudad. La sentencia, de un juzgado de lo contencioso administrativo de Santiago, concluye que el retraso en el diagnóstico supuso una “pérdida de oportunidad terapéutica”, ya que el paciente, de 25 años, no llegó a tener diagnóstico en vida, y solo en su última visita a Hospital Universitario–la quinta–, seis días antes de su fallecimiento, se le sometió a pruebas que sugirieron una metástasis en los pulmones.

Según informan desde el Defensor del Paciente, que ejerció la acusación por mala praxis en representación de la familia, el estudio post mortem destapó que los dolores por los que el enfermo había acudido hasta cinco veces a los servicios de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario y varias más a su médico de cabecera en el centro de salud de Matogrande, desde cuatro meses antes de la muerte, tenían su origen en un gran tumor de 15 centímetros en un testículo. También descubrió la autopsia que la metástasis que sí se detectó días antes de la muerte estaba presente, según esta misma fuente, desde su primera visita al centro sanitario.

 “Muy agresivo” > La administración sanitaria gallega aadmitió antes del proceso judicial que se había perdido una oportunidad, pero ofreció una indemnización de tan solo 6.000 euros por entender que poco se hubiera podido hacer, al tratarse de un tipo de tumor “muy agresivo”. Contra este criterio, el Defensor del Paciente defendía que el resultado hubiera sido más favorable de haberse efectuado las pruebas pertinentes para una detección precoz.

El Sergas pagará 50.000 euros por la muerte de un joven mal diagnosticado