Schulz logra el apoyo de la federación de sindicatos a su preacuerdo para la coalición con Merkel

Schulz, durante una rueda de prensa tras la reunión del consejo sindical | efe
|

El presidente de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), Reiner Hoffmann, dio ayer públicamente su apoyo al preacuerdo alcanzado entre el líder socialdemócrata, Martin Schulz, y la canciller, la conservadora Angela Merkel, para reeditar una gran coalición de Gobierno en Alemania.
Aunque la DGB valoró el preacuerdo el mismo día en que se hizo público, Schulz había pedido a los sindicatos que lo defendieran públicamente, ante las críticas surgidas en el seno de su propia formación, y ayer compareció junto a Hoffmann en la sede central del Partido Socialdemócrata (SPD) en Berlín. Hoffmann aseguró que el documento consensuado entre el bloque conservador y el socialdemócrata tiene “mucha sustancia” y avances para los trabajadores y destacó como ejemplo el acuerdo para que las contribuciones a las mutuas sanitarias se paguen de nuevo de forma paritaria entre empleados y empleadores. Los sindicatos destacan también la estabilización de las pensiones, el compromiso para reforzar las inversiones en áreas como la educación o la atención a la dependencia y la apuesta por una Europa solidaria.
Su objetivo es que en las negociaciones para un acuerdo de Gobierno puedan subsanarse “puntos débiles” del texto, como la necesidad de más inversiones de futuro para la digitalización del país o más garantías para la estabilidad laboral y la negociación colectiva.

Congreso extraordinario
Para que las negociaciones formales entre conservadores y socialdemócratas comiencen, el preacuerdo debe recibir el aval del congreso extraordinario del SPD que se celebrará el domingo en Bonn, lo que llevó a Schulz a intensificar sus contactos con distintas agrupaciones para convencer de las bondades del pacto.
Por su parte, el líder de las Juventudes Socialdemócratas alemanas (Jusos), Kevin Kühnert, aseguró ayer que la decisión del domingo “está abierta”, en referencia al congreso del SPD. “La decisión del domingo está abierta. Nada está decidido”, aseguró en una rueda de prensa en la sede del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) quien se convirtió en líder de la oposición interna a una nueva gran coalición, enfrentándose a la postura de la dirección, encabezada por el presidente Martin Schulz.
Además, advirtió de que la posición del SPD es “extremadamente difícil” en la actualidad y previó que “no será más fácil tras el domingo, independientemente de lo que pase” en el congreso extraordinario. A su juicio, es su “responsabilidad” decir “hasta aquí y nada más” porque es preciso salir del “círculo vicioso” de grandes coaliciones y debilitamiento en el que anda el SPD.
Sólo el rechazo a ir de nuevo de la mano de Merkel permitirá “abrir un nuevo camino estratégico”, razonó. Tras las grandes coaliciones de la primera y tercera legislaturas de Merkel, 2005-2009 y 2013-2017, prosiguió, se puede asegurar que “este camino no mereció la pena” para el SPD.

Schulz logra el apoyo de la federación de sindicatos a su preacuerdo para la coalición con Merkel