Diez de los trece ediles del PP en Santiago están imputados en alguna causa

El concejal de Deportes del ayuntamiento de Lugo, Adrián Varela, a su llegada a los juzgados de Lugo para declarar ante la magistrada instructora de la operación Pokemon, Pilar de Lara, después de su imputación por la presu
|

El PP ganó las elecciones municipales en Santiago por mayoría absoluta en mayo de 2011, trece de veinticinco concejales, y volvió al gobierno de la capital gallega tras más de dos décadas en la oposición.
Dos años y medio después, y con un cambio de alcalde incluido, condenado en primera instancia por delito fiscal, diez de esos trece concejales están imputados en alguna causa con la justicia.
La titular del juzgado de instrucción número uno de Santiago ha emitido un auto, que ha dado a conocer hoy la portavoz del gobierno municipal, María Pardo, en el que imputa por prevaricación a siete integrantes grupo de gobierno, incluida ella misma.
La juez les ha citado para el próximo 19 de diciembre para que expliquen la decisión de aprobar en junta de gobierno que el ayuntamiento corriese con los gastos de la defensa de su compañero, el concejal Adrián Varela, también del PP, imputado en la denominada operación Pokemon.
En esta operación están imputados, además, el actual alcalde, Ángel Currás, y la concejala Rebeca Domínguez, con lo que el número de imputados del grupo de gobierno en distintas causas judiciales en el ayuntamiento de Santiago se eleva a diez de trece concejales.
Además, hay dos integrantes del PP que tenían acta de concejal tras las elecciones de mayo de 2011 que dejaron el acta tras ser imputados en distintas causas.
El primer edil imputado esta legislatura fue el exalcalde Gerardo Conde Roa, que dejó el ayuntamiento tras ser imputado por un delito de fraude fiscal cuando no llevaba un año en el gobierno, y que recientemente condenado en primera instancia.
Además, está imputado en la segunda fase de la operación Pokemon, denominada operación Manga. En esta misma operación resultó imputado Albino Vázquez, que dejó el acta de concejal y pidió la baja en el PP tras quedar en libertad bajo fianza de 15.000 euros.
Además de alcaldes y concejales de otros partidos y de otras comunidades autónomas, en la operación Pokemon también está imputado el concejal socialista Bernardino Rama.

Diez de los trece ediles del PP en Santiago están imputados en alguna causa