Las denuncias por impago contra Esabe Vigilancia se multiplican en A Coruña

los guardas de la laboral llevan 13 meses sin cobrar quintana
|

Con su presidente en busca y captura por un fraude de 30 millones de euros a la Seguridad Social, la empresa Esabe Vigilancia continúa acumulando demandas de trabajadores que llevan meses sin cobrar. A Coruña no se ha mantenido ajena a esta polémica, dado que la desaparecida empresa era la concesionaria del servicio de vigilancia de numerosos centros públicos. En los últimos meses se ha duplicado el número de demandas presentadas contra Esabe por impagos, con dos juicios vistos para sentencia y otros dos pendientes de celebración. La próxima vista tendrá lugar el lunes, por la denuncia de un trabajador de Correos. Dos días más tarde, los representantes de la empresa están citados para un acto de conciliación con Julio Fernández, vigilante de la estación de autobuses al que se le adeudan diez nóminas y la nueva concesionaria del servicio no le ha subrogado.

Desde el sindicato USO insisten en que hay decenas de demandas contra la empresa de Juan José Prados del Pino pendientes de una citación judicial, puesto que en la provincia son más de 120 los afectados (medio millar en toda Galicia).

 

afectados por sequor

Uno de los casos más sangrantes provocados por los impagos de Esabe es el de los guardas de seguridad de la Universidad Laboral de Culleredo, que llevan más de 13 meses sin cobrar. Su drama se remonta a septiembre del año pasado, cuando la empresa ya les debía ya diez meses, por lo que la Xunta decidió hacer el cambio de concesión. Los trabajadores explican que la nueva subcontrata, Sequor, también es propiedad de Prados del Pino y acaba de entrar en concurso de acreedores sin haberles abonado las tres últimas nóminas. “Esabe ya nos debía unos 12.000 euros a cada uno a los que ahora hay que sumar los tres meses que nos debe Sequor, más lo que tardará en resolverse el concurso de acreedores”, explica uno de los cuatro afectados.

Los trabajadores aseguran estar al “límite”, después de tanto tiempo sin cobrar y sin que nadie les haya dado “una explicación”. “Desde la dirección del centro nos dicen que no pueden hacer nada y desde la Xunta alegan que es un problema con la empresa”, lamentan los guardas, que piden otro cambio en la concesión.

En medio de su desesperación, han encontrado, al menos, la complicidad de los vecinos de Culleredo que han colocado carteles de denuncia en sus ventanas. Tampoco descartan emprender otras acciones de protesta, como un encierro.

 

Las denuncias por impago contra Esabe Vigilancia se multiplican en A Coruña