Reportaje | La historia de una guardiana y un guardián custodiando patrimonio

La exposición se puede ver hasta el 2 de enero | quintana
|

Gustavo García Roig trae estos días a Cosme & Son poesías e imágenes de otros mundos para ponerlas en el anticuario a remojo y que los coruñeses caminen por ellas. 


Por una parte, se va hasta Ribeira para colgar de la pared estampas del dolmen de Axeitos, que está custodiado por una guardiana que el fotógrafo fabricó en su cabeza porque las sombras y piedras que retrató conforman el cuerpo de una mujer imaginaria, también el color y la poesía ayudan porque esta pieza de “seis mil años” hizo al artista acudir a una de las tradiciones orales que bañan Centro Europa. La leyenda cuenta que una vez había un ciervo y un caballo salvaje sobre un campo que no estaba habitado humanamente. Así que ambos danzaron el baile de la fertilidad y fecundaron a la guardiana.


Del otro lado del charco, llena una segunda pared. Es Puruchuco, en Perú, donde vivió un tiempo el creador. El lugar significa en quechua “señor emplumado”, atendiendo a un señor feudal, que residía en esta punta del mapa con su familia porque Puruchuco fue una ciudadela, hecha en adobe en el el siglo XIV. 


Aunque no es un sitio que visiten los foráneos porque el Machu Picchu actúa de imán para la masa turista, a Gustavo le interesó por haber estudiado Antropología en Argentina, “con el golpe  de estado cerraron las facultades de carreras humanistas”, y esto le llevó a agarrar su cámara e irse. “Son fotos más que nada mostrando la ciudadela, hay como rituales que se hacen allí, espacios con mucho feng shui...”. 


Para García Roig, la experiencia fue buena y entre risas, suelta un “Rimai cu llaiqui” al aire, que es un saludo en quechua, que significa “bienvenido a mi corazón”. La primera vez que conoció el lugar se lo dijeron. 


Ahora lo recuerda en imágenes que comparte en el local de la calle de Emilia Pardo Bazán, en una exposición homenaje a Tim Behrens. Hasta el 2 de enero, uno puede saltar de la comarca de O Barbanza a Perú entre objetos con mucha solera.

Reportaje | La historia de una guardiana y un guardián custodiando patrimonio