Miles de gallegos tendrán que readaptar sus antenas para ver la televisión

una antena en un tejado de una vivienda. EFE/Archivo
|

Antes del 1 de enero de 2014 las frecuencias entre 794 y 862 MHz se van a usar para otros servicios de telecomunicaciones (el 4G), por lo que los canales de televisiones se van a trasladar a otras frecuencias.

Esto obligará a reajustar toda la red de emisores y a modificar las antenas comunitarias.

Según datos del Ministerio de Industria, este proceso afectará a 1,2 millones de edificios en España y tendrá un coste total de 300 millones de euros, lo que supone un gasto de alrededor de 250 euros por inmueble.

En el caso de los clientes de R, el operador gallego de comunicaciones por fibra óptica, no será necesario hacer ningún ajuste en las antenas comunitarias para recibir los canales, explica en un comunicado.

De hecho, R envía tres tipos de señal de televisión directamente a la vivienda de sus clientes: la analógica, la de la TDT y otra de cable (DVB-C), con la que es posible disponer, sin antenas y sin coste adicional, de canales autonómicos e internacionales.

En marzo de 2011, miles de hogares resintonizaron sus televisores, pues muchos canales tuvieron que cambiarse del múltiplex que ocupaban (canal de frecuencia radioeléctrica que permite albergar varios programas y otros servicios digitales de televisión) a otro distinto.

Ese cambio de frecuencias fue la primera fase de la limpieza del dividendo digital, en la que los canales de televisión cambiaban de banda de espectro para ser usadas esas frecuencias, a partir del 2014, para otros servicios de telecomunicaciones como, por ejemplo, la telefonía móvil de cuarta generación.

Miles de gallegos tendrán que readaptar sus antenas para ver la televisión