Betanzos y su gran “débeda pendente” con Antolín

25 agosto 2013 Betanzos.- El monumento dedicado a Antolín Faraldo Asorey ya luce la nueva placa
|

Eira Vella de Betanzos, Abril de Lume e Ferro de Carral, Roxín Roxal de Paderne y el BNG de As Mariñas han decidido unir sus fuerzas para, con motivo de la Revolución Galega de 1846, rendir homenaje a Antolín Faraldo y a los “Mártires da Liberdade”.
El calendario de actividades, inaugurado el pasado día 11 con la presentación del “Poemario dos Mártires” en la Libraría Biblos, se reanudará el próximo sábado 28, el mismo día en que se cumplirán 168 del fusilamiento del comandante Solís y sus oficiales en Carral, con una conferencia de Xosé Ramón Barreiro Fernández, expresidente de la Real Academia Galega.
El historiador ribeirense, presentado e introducido por el betanceiro Xesús Torres, hablará sobre “Antolín Faraldo e a Revolución Galega de 1846”. El acto tendrá lugar en la Sala Azul del Archivo-Liceo a las 20.00.
Con este programa, los colectivos organizadores buscan dar a conocer y difundir la figura de Antolín Faraldo Asorey. Un hombre que viviendo apenas treinta años resultó clave en la historia del pensamiento galleguista y con el que Betanzos, su ciudad natal, “continúa a ter una enorme débeda pendente”, señala el portavoz municipal del BNG, Henrique del Río.
El Peirao da Ponte Vella es, desde el 16 de mayo de 1995, la plaza de Antolín Faraldo. Hijo Predilecto de Betanzos, el 27 de abril de 2004, el pleno de la corporación también acordó, a petición del BNG, iniciar los trámites para localizar y repatriar sus restos desde Granada a Santiago,  con la idea de darles sepultura en el Panteón de Galegos Ilustres, en Bonaval. Casi un decenio después, siguen en Andalucía.  “Murió lejos de su país, en la indiferencia y el olvido de los suyos, como nuevo Moisés sin lograr ver la tierra de promisión”, escribió Manuel Murguía.
Algo parecido sucede con su retrato, que el pleno decidió colocar en la galería de honor de la sala capitular del Ayuntamiento de Betanzos. Pero lo peor no es que los betanceiros no conozcan su rostro sino que, en algunos casos, ni siquiera conocen a quien el primer presidente de la RAG definió como “alma y vida y pensamiento y acción y energía y voluntad del famoso inverosímil triunvirato que asumió en una hora solemne la responsabilidad del movimiento iniciado, pero que no acertó a dirigirlo, ni supo aprovechar los elementos que la suerte puso en sus manos”, escribió en “Los Precursores”.
Tres asociaciones culturales, de Betanzos, de Carral y de Paderne, se unen estos días para, en la medida de lo posible, desagraviar a Antolín Faraldo. n

Betanzos y su gran “débeda pendente” con Antolín