Mariló Montero pone rumbo a su descanso envuelta en polémica

|

Tras su marcha de Televisión Española y a la espera de saber cuál será su nuevo rumbo profesional, la periodista Mariló Montero ya ha comenzado sus vacaciones de verano. Sola, tranquila y relajada la hemos visto en el aeropuerto de Madrid.
La polémica vuelve a rodear a la que fuera presentadora de La mañana de La 1 tras denunciar a Pablo Iglesias. Sí, así es. Mariló acudió al Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para denunciar al secretario general de Podemos por una presunta conversación mantenida con el cofundador del partido, Juan Carlos Monedero, en la que aseguró que “la azotaría hasta que sangrase”.
Podemos ha respondido a Mariló. El partido lamenta que el comentario vertido por su secretario general en el marco de una “conversación privada”, haya podido resultar “ofensivo” para la periodista, aunque también defiende el derecho de su líder a expresar en la intimidad “ironías” o “bromas” que no se dicen “en serio”.
El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, por su parte, también se ha pronunciado. Ha tachado de “totalmente inadmisible por sexista y porque incita a la violencia” el lenguaje presuntamente empleado por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, contra la periodista Mariló Montero.
SOLA, TRANQUILA Y FELIZ ABANDONÓ MADRID
“Exigimos máximo cuidado con este tipo de expresiones porque reflejan situaciones de desigualdad y recordamos que las personas con responsabilidades políticas e institucionales han de ser especialmente cuidadosas con este tipo de comentarios que incitan a la violencia y que dificultan el avance en la igualdad efectiva entre mujeres y hombres”, ha subrayado el Instituto de la Mujer.
A pesar del enfrentamiento que tiene con Pablo Iglesias, hemos visto a Mariló sin perder la sonrisa. Lucía espléndida con pantalón con estampados en tonos azules, blusa vaquera y sandalias planas. Como complemento, un original y llamativo bolso rosa con el dibujo del símbolo de la paz. Quizás sea una indirecta hacia el político pablo iglesias con el que actualmente está enfrentada.
Siempre atenta y simpática con sus seguidores, se detuvo a saludar a varias personas que se acercaron a ella. La comunicadora, tierna y amable, saludó efusivamente a dos señoras y un hombre. Antes la vimos leyendo un libro Sierra nevada, guía de montaña.
 

Mariló Montero pone rumbo a su descanso envuelta en polémica