Murcia vacuna al consejero de Salud y a varios altos cargos

El consejero murciano de Salud, Manuel Villegas | aec
|

El Gobierno murciano ha vacunado contra el coronavirus a todos los funcionarios y el personal de administración y servicios que lo han solicitado en el Servicio Murciano de Salud (SMS) y en la consejería del ramo, incluidos el consejero y sus directivos, al considerarlos “esenciales” para la gestión de la pandemia. 

Concluida la primera ronda en residencias del ancianos y centros de discapacitados y aunque aún no ha concluido la administración de la primera dosis a todo el personal sanitario de hospitales y centros de salud, entiende que se respeta el protocolo de prioridad de vacunación, pues “inicialmente se ha administrado a la primera línea y posterior y paralelamente, al ampliarse la capacidad de vacunación, al resto de profesionales que lo han solicitado”. 

Entre estos incluye a la del SMS y la consejería, incluido su titular, el médico Manuel Villegas, así como a los trabajadores del sistema sanitario, salud pública, epidemiología, rastreadores, laboratorio o inspección, pues “se vacuna a todos los profesionales que lo solicitan”, además de a quienes están realizando formación sanitaria especializada o pregrado y a voluntarios de hospitales. 

El orden para la vacunación establecido entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas es, en primer lugar, residencias de ancianos y centros de discapacitados; en segundo, personal sanitario de primera línea; en tercero, otro personal sanitario y sociosanitario, y en cuarto, grandes dependientes no institucionalizados. 

Según fuentes de la consejería murciana, “el objetivo prioritario es evitar brotes en cualquier tipo de instalación sanitaria regional que trabaja en la gestión de la pandemia”. 

Explican que se comenzó vacunando en residencias de mayores y de discapacidad a todo su personal y al de empresas externas de limpieza, mantenimiento o transporte que trabajan en ellas y a los directivos que lo solicitaron.  Después, a todo el de los centros sanitarios públicos y privados, en primer lugar a la plantilla de primera línea y actualmente a la de firmas ajenas que trabajan en ellos. 

Dificultad con los brotes
Por otra parte, la coordinadora de la campaña de vacunación contra el Covid-19 en el área de Santiago, la enfermera Susana Mirás, afirma que “va saliendo bien”, aunque viven una situación complicada por los efectos de la tercera ola.  “Se nos está complicando la vacunación por la expansión de la tercera ola. No tiene nada que ver la situación cuando empezamos a vacunar con la de ahora, con la de empezar a administrar la segunda dosis”, afirma Mirás, que explica que tuvieron que suspender en el centro sociosanitario de Ribeira (A Coruña) por la presencia de un brote. 

“Hay que quedarse con que en general todo avanza adecuadamente”, subraya ante la saturación que viven algunos días. 

En este sentido, señala que las dosis están “bien organizadas” y “todas súper garantizadas”. Por el momento, explica que no notaron cuello de botella alguno, pese al aviso de Pfizer de que minoraría los envíos a Europa. 

Además, la receptividad en la población más vulnerable, usuarios y trabajadores de residencias de mayores, y en el personal sanitario es altamente elevada.  Hay “un porcentaje muy alto de aceptación”, dice Mirás, y los residentes, además, animan a “pincharse” a toda la ciudadanía, al defender que es un paso de gigante para dejar atrás una enfermedad que provocó una crisis sanitaria sin precedentes cercanos. Ejemplo de ello es la primera persona que recibió las dos dosis en Lugo, María del Carmen Fernández, que quiso lanzar un mensaje de esperanza contra el virus.

Murcia vacuna al consejero de Salud y a varios altos cargos