Comienza en Londres la Cumbre internacional del G8 sobre la demencia

El primer ministro británico, David Cameron. EFE/Archivo
|

Representantes de los países del G8 buscan hoy en Londres maneras de avanzar en la investigación para la demencia en la Cumbre internacional sobre la enfermedad organizada por la presidencia británica.

La demencia es una enfermedad que actualmente afecta a 44 millones de personas en el mundo y que para el año 2050 se podría triplicar y afectar a 135 millones.

En la cumbre celebrada en la capital británica, responsables de sanidad de los países del G8 (EEUU, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Canadá y Japón más Rusia) intercambiarán ideas en un intento por hallar las mejores maneras de hacer progresos en la investigación de la enfermedad.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que "hoy tendremos en Londres a algunos de los países más poderosos para acordar cómo debemos avanzar juntos, trabajando hacia el próximo gran logro".

De cara a este encuentro, el jefe del Ejecutivo señaló que el Reino Unido tratará de doblar antes de 2025 los fondos destinados anualmente a la investigación para la demencia hasta los 132 millones de libras (157 millones de euros).

Esa cantidad supone un considerable aumento frente al compromiso fijado por Londres para 2015 de destinar 66 millones de libras (78 millones de euros) a la investigación de tratamientos para este mal, según reveló el líder tory.

Al mismo tiempo, la llamada Comisión para la Calidad de los Cuidados (CQC), regulador independiente que supervisa los servicios sanitarios en Inglaterra, anunció que llevará a cabo inspecciones de los cuidados que reciben los pacientes afectados por demencia en 150 instituciones de Inglaterra, según informó hoy el canal público de televisión BBC.

"Si vamos a vencer la demencia, debemos también trabajar de manera global, con países, empresas y científicos de todo el mundo colaborando juntos, como hicimos con el cáncer, con el VIH y el Sida", dijo el "premier" británico.

Según señalaron este martes un grupo de médicos y expertos en salud en una carta dirigida al ministro británico de Sanidad, Jeremy Hunt, una dieta mediterránea saludable podría prevenir la demencia.

Esos expertos consideraron que la lucha contra esa enfermedad debería centrarse otra vez en los beneficios extraídos de una alimentación sana, con abundancia de fruta y verdura fresca, nueces, pescado y aceite de oliva, en lugar de optar por fármacos "dudosos".

Comienza en Londres la Cumbre internacional del G8 sobre la demencia