El “todo a un euro” de la alimentación abre sucursal en Os Mallos

los jubilados conforman gran parte de su clientela javier alborã©s
|

Cuando uno se aleja de las grandes superficies comerciales es prácticamente imposible encontrar un negocio que despache a 200 personas por día... pero los hay. Incluso por partida doble. El empresario Jorge Alberti es uno de esos privilegiados a los que no les va del todo mal pese a la caída del consumo. Si en verano del año pasado abría en pleno Agra del Orzán una carnicería-verdulería con precios sin competencia, la afluencia masiva de jubilados le ha empujado a abrir otro negocio de las mismas características.

Desde enero la frutería Yaya María, en Os Mallos, que atiende un familiar, recibe a una media de “200 clientes por día”. La clave de su éxito es fácil: “Vendemos tres kilos de patatas por un euro, tres repollos por un euro, tres kilos de kiwi por un euro, cuatro lechugas de Culleredo por un euro...”. Y así hasta el infinito porque, en medio de la conversación, Alberti cuela distintas ofertas que le hacen ser una referencia obligada para los coruñeses que llegan con más dificultad a fin de mes, sobre todo para los jubilados.

El comerciante asegura que no disminuye la calidad de sus productos para abaratar tanto los costes. Su secreto es que, para la mayoría de frutas y verduras, llega a acuerdos directamente con los productores y les compra grandes cantidades como si regentase un gran supermercado. “Vendemos 1.000 kilos al día por cada tienda”, resume, para justificar su técnica comercial. Así, consigue beneficios.

 

otra tienda en proyecto

También permite que le quede dinero a los clientes porque su posición es la mejor para pulsar como va la economía ciudadana. “Cuando sumas 400 euros en monedas cada día te das cuenta de que la gente no tiene dinero”, dice Alberti.

Él también piensa seguir ayudándolos porque se plantea llegar a “cinco o seis tiendas” en la ciudad y ya busca barrio para su nuevo negocio para poder comprar mayores cantidades –reduciendo sus gastos y los precios al consumidor– que se vendan rápido y “empezar a traer plátano directo desde Canarias o verdura de Valladolid”.

El “todo a un euro” de la alimentación abre sucursal en Os Mallos