El avión ruso siniestrado en el Sinaí se desintegró en el aire

An Egyptian man puts flowers near debris at the crash site of a Russian airliner in al-Hasanah area at El Arish city, north Egypt, November 1, 2015. In a desolate area of stony ground, little remains from the Russian airliner that crashed in Egypt's Sinai
|

Las autoridades rusas confirmaron ayer que el Airbus siniestrado ayer en el Sinaí con 224 personas a bordo se desintegró en el aire antes de estrellarse contra el suelo, de acuerdo con las primeras investigaciones.
“Aún es pronto para sacar conclusiones. Pero la destrucción se produjo en el aire y los fragmentos se encuentran diseminados en un área amplia de unos 20 kilómetros cuadrados”, explicó el director ejecutivo del Comité Interestatal de Aviación, Victor Sorochenko, a la agencia TASS.
El organismo regulador del transporte aéreo en Rusia, Rostransnadzor, ordenó suspender todos los vuelos previstos de los Airbus 321 de la compañía aérea rusa Kogalimavia.
La agencia de noticias rusa Interfax informó de que Rostransnadzor ha ordenado a la aerolínea que paralice los A321 hasta que se esclarezcan las causas del accidente aéreo en el Sinaí.
Un A321 de Kogalimavia se precipitó al vació nada más despegar del resort turístico de Sharm el Seij rumbo a San Petersburgo en una zona montañosa del centro de la península del Sinaí, donde operan numerosos grupos armados que desafían al Gobierno de Abdelfatá al Sisi.
Sin embargo, tanto el ministro de Transporte de Rusia, Maxim Sokolov como el primer ministro egipcio, Sherif Ismaial, descartaron que se trate de un atentado. Ismail apuntó que podría deberse a un fallo técnico, negando cualquier “actividad irregular”.
Las cajas negras fueron localizadas y, de acuerdo con fuentes judiciales, las delegaciones egipcia y rusa que lideran la investigación del siniestro comenzarán a analizarlas.
Los servicios de emergencias egipcios ya han logrado recuperar 163 cadáveres. Las autoridades egipcias han confirmado que no hay supervivientes entre los 214 ciudadanos rusos y los tres ucranianos que iban a bordo.  
Por su parte, las aerolíneas de Emiratos Árabes Unidos han decidido rediseñar sus rutas para no sobrevolar el Sinaí.
Las aerolíneas explicaron en varios comunicados eque esta decisión obedece a “medidas de seguridad preventivas”. El rediseño de las rutas se traducirá en trayectos más largos.
“Hemos decidido evitar la zona porque las circunstancias del choque no están claras”, anunció el sábado Lufthansa.

El avión ruso siniestrado en el Sinaí se desintegró en el aire