Niños y padres cogerán la batuta el sábado para dirigir a la Sinfónica

04 marzo 2012 A Coruña.- Niños y mayores disfrutaron con Pulgarcito y La Bella Durmiente de la música de la OSG
|

Hasta ahora los conciertos didácticos organizados por la Sinfónica de Galicia buscaron una historia conocida, un hilo conductor que llevara a los pequeños por la música clásica sin que apenas se dieran cuenta. Como banda sonora, las obras de grandes maestros fueron entrando por los oídos de las criaturas a golpe de cuento o ballet. Este sábado a las 12.00 horas en el Palacio de la Ópera, no habrá más pretexto que reunirse en torno a unas partituras, seleccionadas por el director José Trigueros. 
Para ello, no se marcarán distancias y los niños se colocarán junto a los intérpretes para coger la batuta si lo precisan en una cita que lleva por título “Hoy diriges tú”. Así es como desde la orquesta se busca la cercanía del oyente más bajito. Más allá de conceptos y teorías, el evento invita a ponerse manos a la obra. La parte práctica vendrá gracias a la puesta en escena de un repertorio en el que sonarán fragmentos de piezas conocidas por todos. 
De esta forma, junto a la sintonía “Zadok the Priest”, de Handel, que le pone ritmo a la Champions League antes de los partidos, los espectadores llevarán al conjunto de la mano del minueto de Beethoven que, en su día, encabezó unos de los dibujos animados con más tirón en los 90: “Érase una vez la vida”. De ahí, pequeños y grandes disfrutarán de la marcha de Strauss que pone a todo el mundo a aplaudir los 1 de eneros en el Musikverein de Viena para acabar con una danza rusa de Chaikovski en una fiesta de la interpretación donde no solo los chavales serán protagonistas. 
También sus padres si lo desean: “La idea es que salgan varios voluntarios y vivan un concierto de la Sinfónica desde dentro”. De los fragmentos, los espectadores pasarán a ser agentes pasivos para darse un paseo por el programa que la Sinfónica tiene preparado bajo la dirección de Trigueros. En ese momento, se irán hasta los clásicos. Coquetearán con Strauss y Bizzet y saltarán el charco para situarse al otro lado y bailar. 
Y es que la OSG se meterá en el carnaval para contarlo a modo de conga en una selección de obras sudamericanas, que darán paso al jazz. Trigueros explica que tratarán de subir a todos al escenario, pero “si vienen muchos, no van a caber”. 
Estarán los máximos posibles en un concierto en familia para todos los públicos, aunque el responsable lo recomienda a niños de entre cinco o seis años hasta los diez, doce. Todo depende del valor que tengan para coger el mando. 
La orquesta estará al completo porque, entre otras, cosas, “a los músicos les gusta mucho este tipo de directos, el divulgar y el que haya cercanía, participación”. Trigueros recuerda que los que se situarán a escasos metros de la OSG, “son el público del futuro” y a pesar de que mucha gente tienen un idea de que las orquestas son distantes, “nada más lejos de la realidad”. 

programación
Este experimento se sumará a uno ya probado. El 22 y 23 de abril, la OSG le pondrá notas al ballet de “Don Quijote”, que representará el Centro Coreográfico Galego. Además, alimentarán el imaginario de los más chicos con otros eventos de formatos más reducidos en un año en el que está previsto que “Pedro y el lobo” suene a instrumentos de viento el 20 de febrero. 
Os Super Hércules pondrán ese mismo mes a los metales a hacer ruido en el Ágora, mientras que la programación regresará en abril al Palacio de la Ópera con “De Mozart a Apocalyptica” y el Soncello Quartet. Por su parte, el ciclo Son Futuras Promesas llevará el día 28 a los músicos de la Joven de la Sinfónica, Cecilia Camón y Ana Camón, a presumir de solistas en una primavera que colocará a los niños de la OSG frente a las órdenes de Enrique Iglesias y Jorge Montes el 20 de marzo. Hasta ocho músicos de menos de un metro se subirán al estrado en abril. Y si en mayo serán los cantores los protagonistas, los músicos alegrarán en junio a oídos propios y ajenos.

Niños y padres cogerán la batuta el sábado para dirigir a la Sinfónica