El Barça sobrevive a las ausencias de Messi y Suárez, y encarrila su pase

El brasileño Neymar, autor del segundo azulgrana, fue el único miembro del ‘tridente’ que actuó ayer reuters
|

 

El FC Barcelona venció al Athletic Club en San Mamés (1-2) en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey y toma una buena ventaja para la vuelta en el tercer triunfo consecutivo de los blaugranas sobre los ‘leones’, que no pudieron tomarse la revancha del 6-0 de la Liga este pasado domingo ya que se despertaron tarde en su intento de hacerlo contra un Barça que hizo su trabajo y, quizá, se desconectó antes de tiempo.
El partido tuvo una cara ‘leona’ que duró sólo 30 minutos, muy intensos y de efímera superioridad bilbaína, y otros 60 minutos blaugranas, donde el Barça primero buscó el gol hasta encontrarlo y después durmió el balón pensando ya en que tenían amarrado un buen resultado para la vuelta, aunque se equivocaron y lo pagaron. Al Athletic le costó recuperarse de los mazazos de los dos goles y deberá remontar en la vuelta en el Camp Nou, aunque finalmente se fue con buenos ánimos gracias al gol de Aduriz.
El primer cuarto de hora hacía presagiar una lucha a muerte por ganar y olvidar ese varapalo pero no fue así, la alta presión se esfumó y el Barça, con el balón, fue llevando el partido al lugar donde querían que estuviera a excepción de los instantes finales.
Primero con Munir, con el quinto gol del canterano en esta Copa que le confirman como el ‘pichichi’ blaugrana en la competición, y después con Neymar, único presente de la ‘MSN’ y que volvió a mojar para, visto lo visto, sentenciar, se acabó el empuje local. Con once contra once y en igualdad de condiciones, con su animado público encima, no pudo el Athletic redimirse, no pudo encaminar su relación con el FC Barcelona.
Sí apretó de nuevo el equipo de Ernesto Valverde al final del partido, sacando la garra que se les presumía en todo el choque y que apareció a lo sumo en media hora. Con ese aumento de intensidad se acercó el Athletic a su mejor versión y puso en apuros al Barça, que se empeñó a partir de ahí en defenderse aculado y, ahí, están incómodos.
No es lo suyo, los jugadores de Luis Enrique cedieron el timón al Athletic y lo pagaron con el gol local. Aduriz, el hombre al que echaron en falta en Liga, apretó la eliminatoria. Y pudo igualarla, pero Ter Stegen se empeñó en evitarlo y en no castigar más los errores puntuales de sus compañeros, salvando una victoria que bien podría valer un billete más económico para las semifinales.
En los últimos diez minutos cambió el chip el Athletic y recortó distancias gracias a un remate de oportunista de Aduriz pero no pudo igualar el choque, aunque sí tuvo una opción más de lograrlo. Quizá se equivocó el equipo bilbaíno al no apretar antes, al no ir a por un Barça que estaba cómodo con la posesión.

El Barça sobrevive a las ausencias de Messi y Suárez, y encarrila su pase