Una réplica “azucarada” de la Torre le pone el broche final a la feria Think in Cakes

El Ideal Gallego-2014-09-29-007-bdb9fa33_1
|

La feria Think in Cakes se despedía ayer con la degustación de una tarta inspirada en la Torre de Hércules, que dio para mil raciones de dulce después de horas de montaje y elaboración. Para cocinar el faro de azúcar participaron hasta diez personas, cuatro reposteras gallegas y sus ayudantes, dos de Barcelona, dos brasileñas y una argentina. Para darle forma al pastel que alcanzó el metro de altura, los chefs utilizaron 30 kilos de chocolate, otros 30 kilos de ganaché, 15 kilos de fresas y 450 huevos.
La mezcla dio como resultado 60 kilos de bizcocho donde los visitantes pudieron ver el faro milenario desde la perspectiva del que lo divisa desde una embarcación. Además de la construcción romana, los especialistas no se olvidaron del entorno donde florece y junto a ella, uno pudo divisar la Rosa de los Vientos y algunas de las figuras más representativas del parque escultórico. Contaban los organizadores que a excepción de la linterna, que era de poliespán, el resto era todo comestible.
La actividad, patrocinada por Gadis y con la ayuda técnica de Rasanre e IRCA le puso el broche final a la segunda edición por la que se pasearon durante el fin de semana los coruñeses para conocer las novedades del mercado a través de medio centenar de puestos. Los talleres gratuitos para niños, en los que los pequeños aprendieron a hacer galletas y cupcakes, fueron los más concurridos de la feria. Por aquí se pasaron profesionales de prestigio de la repostería mundial como el portorriqueño afincado en Miami, Antonio Bachour, y la estrella de las tartas americanas, Mike McCarey, que ponía por primera vez un pie en el continente europeo. Ambos impartían ayer sus clases magistrales.
La coordinadora de la iniciativa, Leandra Barela, señalaba en la presentación que la idea de montar algo así en la ciudad respondía a la falta de oferta en el país de alicientes para los que se decantan por endulzar los menús. En su caso, aseguraba que pasó mucho tiempo en Portugal, Brasil o Londres, lejos de su familia, para encontrar material que no había en España.
En este sentido, la propia Leandra participaba en la elaboración del bizcocho aportando ese punto de vista diferente al que ve la Torre desde tierra. Ella lo tenía claro desde el principio. La de Hércules tenía que verse desde el Atlántico.
Los cursos intensivos continuarán durante hoy y mañana con las clases de tres profesionales internacionales: Eva Benavente, Nhora de la Pava y Antonio Bachour.

Una réplica “azucarada” de la Torre le pone el broche final a la feria Think in Cakes