El amigo de Morate dice que este le confesó el crimen pero no le creyó

GRA081 LUGOJ (Rumanía), 15/8/2015.-Istvan Horvath, el ciudadano rumano acusado de ayudar a ocultarse en Rumanía a Sergio Morate, principal sospechoso del doble crimen de las jóvenes de Cuenca, aseguró hoy a Efe que este le cont
|

Istvan Horvath, el ciudadano rumano acusado de ayudar a ocultarse en Rumanía a Sergio Morate, principal sospechoso del doble crimen de las jóvenes de Cuenca, aseguró ayer que este le contó que había matado a su exnovia pero que él no le creyó.
“¿Qué ha pasado?”, preguntó Horvath. “Que he matado a Marina (Okarynska)”, fueron las palabras exactas de Morate, narró el presunto cómplice en una entrevista.
“Siempre se hacía el machote delante de la gente. Dice cosas pero luego no las hace. No me lo creía porque él se llevaba bien con Marina. De vez en cuando pues tenían sus broncas, Marina lo calentaba”, precisó.
En cuanto a la muerte de Laura del Hoyo, el excompañero de prisión de Morate dijo que éste contestó a su mujer que la joven “no tenía culpa”, y que si él no acudió a la policía, fue porque “no le dio importancia”.
Horvath, que había alquilado el apartamento donde fue detenido junto a Morate el jueves, declaró que el sospechoso del crimen se puso en contacto con él con un mensaje “el viernes o el sábado”.
“La he cagao”, rezaba el mensaje, del que el rumano esperó a mayores explicaciones cuando se encontraran.
“Me envió un mensaje y me dijo que había hecho algo. Luego, me llamó y me dijo que estaba perdido por algún lugar en Austria, pero sin decirme nada más. Fui a buscarlo a Hungría y me lo traje a Rumanía”, explicó.
El día siguiente, el presunto criminal le relató que había asesinado a Marina y que la había enterrado en la Palomera, y él respondió: “Pero, ¿qué dices? Ahí no cabe ni una aguja, puro monte”.
Horvath explicó que las unidades especiales de la policía rumana entraron en su domicilio cuando tenía a su bebé en brazos. “Cogí a mi hijo, me asusté, ¿qué está pasando? Le metieron un guantazo a Sergio, a mi hermano lo tumbaron al suelo y a mí me gritaron ‘Al suelo, al suelo’ y yo: ‘Qué pasó, qué pasó’. ‘Deja al niño’, me dijeron que no pasaría nada. Nos cogieron y nos llevaron a la puerta”, relató.
Horvath confesó que Morate se encontraba “campante” y que incluso llegaron a pasear por la ciudad, en fiestas estos días y con muchos agentes del orden por las calles.
El presunto cómplice se mostró aparentemente conmocionado por el asesinato de las dos jóvenes de Cuenca, asegurando que se trata de un acto “imperdonable”.
“Era amigo de Sergio, nos conocimos en la cárcel en España cuando fui detenido por un accidente de tráfico, por homicidio imprudente”, contó Horvath, quien reveló que Morate iba a ser el padrino de su hijo.
“Me ha destrozado la vida, estoy casado, trabajo y ahora tengo problemas con la policía por su culpa”, se lamentó Horvath, quien reveló que ha leído lo sucedido en los medios de comunicación.

El amigo de Morate dice que este le confesó el crimen pero no le creyó