Solo ocho matronas dan cobertura a las coruñesas en los centros de salud

13 ABRIL 2007 PAGINA 72 A CORUÑA.- EL CENTRO CIVICO DE SAN DIEGO CELEBRA CLASES DE YOGA PARA EMBARAZADAS LO QUE LES AYUDA A SOPORTAR MEJOR LAS MOLESTIAS
|

La Asociación de Matronas Gallegas advierte del déficit de matronas que tiene la ciudad con tan solo ocho profesionales atendiendo a las coruñesas en período de gestación y a las que solicitan pruebas periódicas como citologías. Aseguran que aunque siguen punto por punto el programa de la Mujer de la Xunta, no todos los centros de salud imparten las clases de preparación al parto y tan solo en uno se dan las nociones básicas a tener en cuenta una vez que salen del hospital con el niño en brazos.
Esto se traduce en una media de 3,14 matronas dando cobertura a 10.000 mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 65 años en Atención Primaria. Sin embargo, si la situación se compara con Galicia, A Coruña tiene superávit. Y es que en la comunidad, una matrona y medio cubren las necesidades de 10.000 gallegas, siendo 31,6 las que corresponden a la misma cantidad de posibles pacientes en el resto del estado; y 69,8, si la misma tasa se aplica en los países de la Unión Europea.
En el Materno Infantil, el colectivo cifra en 25 las matronas distribuidas entre paritorios y la planta de alto riesgo, donde están ingresadas las mujeres con cólicos nefríticos o patologías añadidas. En puerperio, las especialistas brillan por su ausencia.
Cuenta la presidenta Marta Bernárdez que esta planta está llevada por enfermeras y que el total de matronas en el centro toca a cerca de nueve por cada mil nacimientos, una media aproximada a la que se da en toda Galicia, pero alejada de las 12,4 que hay en España.
En este sentido, la asociación asegura que las 25 se reparten en turnos de cuatro, que muchas veces son tres, porque una se debe a las urgencias que entran en el hospital. Piden que por lo menos haya una persona que se haga cargo en exclusiva de los casos de emergencia ya que además de los ingresos, las cuatro también atienden a las que están expectantes esperando por pruebas y que necesitan igualmente cuidados. La representante explica que la estructura del centro no sintoniza con la demanda de un tratamiento más humanizado por parte de las mujeres y de la propia Organización Mundial de la Salud, que pide en su programa One to One, una matrona por paciente. Con esto, se favorecería, según la especialista, la reducción de la epidural y de intervenciones.
En otro orden de cosas, Bernárdez recuerda que el hospital Teresa Herrera es de tercer nivel, por lo que suma a las entradas normales por parto, las de mujeres de la provincia con patologías o con problemas de corazón: “No solo son pocas, sino que el centro tiene más demanda que otro”. Desde el colectivo señalan que las que tienen complicaciones requieren un mayor control: “Casi como un servicio de la UCI”.
En el Centro de Orientación Familiar (COF), indican que estaban al frente dos enfermeras hasta 2015, cuando se incorporó una matrona. En ningún caso, el colectivo pretende que se echen a estos sanitarios, pero sí que introduzcan a las de su especie por los conocimientos que pueden  aportar. De igual forma, reclaman su presencia en el puerperio porque “podemos echarles una mano con la lactancia y continuar con los cuidados”. A Bernárdez, formada en Cataluña, le sorprende que sea el ginecólogo el que les dé el alta y, en general, se queja: “Estamos infrautilizadas, no se dan cuenta de lo que valemos y de lo que les compensaría económicamente”. n

Solo ocho matronas dan cobertura a las coruñesas en los centros de salud