La victoria podría sentenciar la clasificación para octavos

El equipo español mostró un gran ambiente en la sesión que realizó en el escenario del encuentro de esta noche | YURI KOCHETKOV
|

El Sevilla visita al Krasnodar en la cuarta jornada de la Liga de Campeones, un partido en el que el equipo español podría sentenciar el pase a los octavos de final a falta de dos fechas para el término de la fase de grupos, aunque los rusos se juegan seguir vivos en la competición continental.

Los de Julen Lopetegui, junto al Chelsea inglés, ambos con siete puntos, pueden dejar claro el Grupo E esta semana a falta de la pugna por el orden en los dos primeros puestos que dan la clasificación.

Los hispalenses llegan a la cita tras ganar sus tres últimos partidos, dos de la Primera División –Osasuna (1-0) y Celta (4-2)– y otro precisamente ante el Krasnodar en la Liga de Campeones, pero los tres fueron muy sufridos y con resultados inciertos hasta su final.

Ahora van a por el cuatro triunfo seguido a Krasnodar, una ciudad de mal recuerdo para el conjunto español, donde perdió ante este rival en la fase de grupos de la Liga de Europa de la campaña 2018-2019 (2-1) con Pablo Machín como técnico, y también para Lopetegui, al ser destituido allí como seleccionador antes del inicio del Mundial de 2018.

Independientemente de ello, a los sevillistas se les ve con falta de frescura en un muy saturado calendario que inició casi sin descansar tras llegar en la anterior campaña a la final de la Liga Europa y ganarla frente al Inter de Milán.

Así, el Sevilla viajó el domingo a Rusia con hasta ocho bajas de su primera plantilla, con lo que el entrenador tuvo que completar la convocatoria de veintitrés futbolistas con cinco jóvenes del filial.

Lopetegui, que dirigió antes del viaje una sesión de recuperación tras ganar el sábado por cuatro a dos al Celta, no podrá contar con el lateral Jesús Navas, sancionado por la roja que vio contra los rusos.

Tampoco estarán el lateral izquierdo argentino Marcos Acuña, quien frente a los gallegos tuvo que retirarse con molestias, ni el extremo Suso Fernández, lesionado. Otras bajas son el meta marroquí Yassine Bono y el delantero Carlos Fernández, positivos por Covid-19; y el lateral Aleix Vidal, el portero Javi Díaz y el central francés Joris Gnagnon, que no están inscritos en el torneo.

El quebradero de cabeza para el técnico está en la defensa, al no contar en el lateral derecho con Navas ni con su sustituto natural, Aleix Vidal. El checo Tomas Vaclík parece seguro en la portería y podría optar por desplazar a la derecha al francés Jules Koundé e incluir a Sergi Gómez para formar la pareja de centrales junto al brasileño Diego Carlos, mientras que Sergio Escudero seguiría en el lateral izquierdo. El resto del equipo titular será el habitual.

La victoria podría sentenciar la clasificación para octavos