Las dudas de la Marea ponen en riesgo el acuerdo para aprobar el presupuesto

24 diciembre 2019 A Coruña.- El PSOE, la Marea y el BNG acuerdan un presupuesto de 260 millones para 2020, el documento irá a junta de gobierno antes de final de año y a pleno extraordinario el mes que viene Inés Rey en el cen
|

Hace una semana el Gobierno municipal tenía amarrado acuerdos con tres de los cuatro grupos de la oposición para aprobar el presupuesto, pero tras la Comisión de Hacienda de ayer solo tiene asegurado el apoyo del BNG, que sería insuficiente para sacar adelante las cuentas en el salón de plenos el día 9.

La Marea Atlántica se abstuvo al entender que el documento no se ajusta a todos los aspectos pactados con el Gobierno local y Ciudadanos votó en contra por un motivo similar. Además, el Partido Popular, con el que no tenían un acuerdo, también se abstuvo. El dictamen fue favorable y así llegará al pleno del próximo jueves, en el que se debatirá su aprobación inicial.

Dos días antes, el concejal de Hacienda, José Manuel Lage Tuñas, y representantes de la Marea, tienen prevista una reunión que tiene como objetivo “aclarar algunos malentendidos o confusiones que han surgido en la tramitación del presupuesto”.

El PSOE y el BNG votaron a favor en la Comisión de Hacienda, el PP y la Marea su abstuvieron y Cs negó su apoyo

La Marea quiere “revisar a fondo a documentación e garantir que cumpre o pactado” antes de votar a favor de las cuentas en el pleno. En los últimos días esta formación mostró su desacuerdo con algunos aspectos del documento presupuestario.

Entre ellos figura la eliminación de las bases de ejecución de la competencia plenaria para las transferencias de crédito entre diferentes capítulos, aunque se mantendrían las que se realizasen entre diferentes áreas de gasto, lo que interpretan como una reducción de la capacidad de control del pleno sobre la gestión municipal.

 

Error

El concejal de Hacienda explicó que se trató de un “erro” que se subsanará sin problemas antes del pleno. Mientras, en la Marea mantienen la duda de si fue “unha escusa para xustificar un cambiazo frustrado, ou foi unha irresponsabilidade que demostra que ningún membro do goberno leu o informe”.

A esto hay que sumarle el malestar de la Marea desde que se firmó el acuerdo presupuestario el pasado 23 de diciembre por la subida que habrá en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) “a través dun catastrazo” y porque en el presupuesto del Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE) había cuestiones que la formación considera que no se corresponden con lo pactado o que no se habían negociado, como la conversión en funcionarios de todo el personal de este organismo.

Ambas partes confían en la buena voluntad de la otra y por ello esperan que el martes pueda quedar todo solucionado y que el presupuesto sea aprobado dos días después.

La alcaldesa, Inés Rey, dijo sobre la Marea que “non entendería que despois de facer os orzamentos en conxunto unha das partes se botase atrás”.

Una de las protagonistas en la comisión de ayer fue la portavoz de Ciudadanos, Mónica Martínez, que votó en contra de la propuesta después de que hace unos días se hiciese público un acuerdo con el Gobierno local para apoyar las cuentas. Martínez admite que se incluyeron la mayor parte de sus propuestas, pero no fue así con el “reparto equitativo de las subvenciones a los clubes deportivos”.  La formación pedía que fuesen las entidades las que recibiesen directamente las subvenciones y no a través de entidades “interpuestas”, y lo que aprecian en el presupuesto son casos de la segunda vía. A esto hay que añadirle también la subida del IBI y un informe del interventor que habla de previsiones de ingresos “optimistas”. Así, esperan que sobre el impuesto pueda haber “algún tipo de ayuda para las rentas más bajas, para que pueda compensar esta subida”. Con respecto a la posición de Ciudadanos, que no es vinculante para la aprobación del presupuesto en el pleno, desde el Gobierno local confían en su “coherencia” al incorporar la mayoría de las propuestas que trasladó “y no se cierran a estudiar posibles bonificaciones futuras para las personas con más necesidades tal y como solicitó”. Estas diferencias surgen justo a las puertas de la posible investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, una situación que podría influir en la postura de algún grupo si no se resuelve antes del jueves.

Las dudas de la Marea ponen en riesgo el acuerdo para aprobar el presupuesto