El PSOE tiene en sus manos el futuro de los proyectos que se quedaron en el papel

21 junio 2019 A Coruña.- El Ayuntamiento valla el antiguo Remanso para impedir el acceso y garantizar la seguridad Los operarios municipales acotaron ayer el edificio con la estructura metálica de dos metros de altura

El Partido Socialista tendrá que afrontar numerosas cuestiones durante este mandato y tomar decisiones de diferente índole, entre ellas el futuro de algunos proyectos que la Marea Atlántica había encargado pero que se quedaron en papel ya que nunca se llegaron a licitar ni ejecutar.


Aunque no son las decisiones más urgentes que tendrá que tomar el gobierno encabezado por Inés Rey, son asuntos que acarrean varios años de retraso y por ello tampoco podrán ser postergados durante mucho tiempo.

Durante el mandato recién terminado la Marea Atlántica trabajó en la rehabilitación de tres mercados municipales: Monte Alto, Adormideras y Santa Lucía. 


Este último fue el que más dio que hablar durante los cuatro últimos años por las negociaciones infructuosas con la Xunta para compaginar la plaza de abastos y un nuevo mercado en A Falperra.

Ante la falta de acuerdo entre ambas administraciones, la Marea decidió encargar al arquitecto Manuel Gallego Jorreto un nuevo plan de reforma solo considerando el mercado y un centro cívico adyacente, que fue entregado durante las últimas semanas del mandato.

Esta decisión final no contaba con el respaldo de los vecinos de A Falperra, que ven posible compatibilizar ambos usos en el espacio que actualmente ocupa la plaza de abastos.

Diálogo con los vecinos
El PSOE tiene ante sí la posibilidad de seguir adelante con el proyecto del anterior equipo de gobierno o buscar otra solución que sea más del agrado de vecinos y que incluso pueda satisfacer los deseos de la Xunta de dotar al barrio de un nuevo centro de salud para solventar los problemas de capacidad que sufre el de Federico Tapia.

Inés Rey aseguró durante la campaña electoral y tras los comicios que quiere recuperar el diálogo con las asociaciones vecinales, algo que también reclaman las propias agrupaciones.
El incierto futuro de la reforma del mercado de Santa Lucía también se extiende al de la plaza de abastos de Monte Alto, para el que la Marea Atlántica había convocado un concurso y cuyo ganador también entregó el proyecto en el tramo de final de mandato. 


En este caso la rehabilitación se extiende también a la plaza sobre la que se asienta y como en el caso de Santa Lucía el Gobierno municipal tendrá que decidir si siguen los pasos de sus predecesores o si deciden emprender un nuevo camino. La reforma de la plaza y del mercado de Monte Alto ya la había puesto en marcha el PP durante el mandato de Carlos Negreira, pero Xulio Ferreiro y la Marea anularon la licitación en diciembre de 2015 alegando interés público y en su lugar plantearon otra actuación con un presupuesto menor.


El tercer mercado con un proyecto de rehabilitación es el de Adormideras, que como en el caso de los dos anteriores, se dieron a conocer los detalles generales pero no se licitó.


Los mercados no fueron los únicos espacios en los que el anterior Gobierno municipal proyectó rehabilitaciones que no se llegaron a ejecutar, una situación que también se extiende al recinto que ocupaba la cafetería Remanso.


En este caso el Partido Popular había dejado el contrato de reforma firmado, pero fue anulado por la Marea Atlántica y se tuvo que indemnizar con algo más de 20.000 euros a la empresa adjudicataria de las obras.


El equipo de Xulio Ferreiro descartó el plan de crear un quiosco cívico en este espacio e inició un nuevo proyecto centrado en usos múltiples con un presupuesto tres veces inferior al de la actuación ideada por el PP.


Después de que en los últimos días se produjesen varios incendios en su interior y que el gobierno socialista decidiese vallarlo para garantizar la seguridad, Inés Rey señaló que próximamente se reunirán con la asociación de vecinos de la zona para definir el futuro de este espacio. 

Este espacio acumula más de cinco años sin uso y ahora podría sufrir una nueva modificación que dejaría sin efecto el proyecto aprobado en junta de gobierno el pasado mes de octubre.

Otros casos
Otro de los espacios que podría ser objeto de cambios son las Naves do Metrosidero, el espacio destinado a la juventud ideado por la Marea Atlántica para la antigua Comandancia de Obras.


El anterior equipo de gobierno llegó a aprobar en junta de gobierno los usos y gestión de este nuevo espacio, cuyo futuro final queda pendiente de la decisión final del Partido Socialista.
La Marea Atlántica dejó encaminados otros proyectos como el derribo del viaducto de la ronda de Nelle o el del complejo deportivo de O Castrillón, dos demandas históricas vecinales que parece más complicado que sufran modificaciones.


La primera de estas actuaciones ya se encuentra inmersa en un proceso de licitación que durará varios meses, mientras que la del espacio deportivo de O Castrillón todavía no se inició después de que la Marea Atlántica aprobase el proyecto el último día hábil del mandato.

El PSOE tiene en sus manos el futuro de los proyectos que se quedaron en el papel

Te puede interesar