Los vecinos de Guísamo endurecen las movilizaciones en demanda de medidas de seguridad en la N-VI

|

Solo dos días desde el último accidente de circulación en Guísamo. Los vecinos volvieron a “echarse a la carretera” para exigir actuaciones que, en la medida de lo posible, eviten situaciones como la vivida este semana, y reclamar el Ayuntamiento de Bergondo más contundencia en sus demandas al Ministerio de Fomento. Los residentes decidieron endurecer su campaña de movilizaciones después de que un menor resultara herido al ser arrollado a la altura del paso de peatones y, desde entonces, cada miércoles paran la circulación cruzando de una acera a otra, de manera simbólica, “custodiados” por la Guardia Civil. 
Los afectados piden que se instale un semáforo en este paso, en el que se han registrado varios atropellos y colisiones por alcance, y cada vez son más, aunque la notable asistencia de esta semana pudo deberse a su coincidencia con el período vacacional por las celebraciones de Navidad.
En la última reunión de la Junta Local de Seguridad de Bergondo de abundó en los índices de riesgo de la N-VI y la AC-164, las dos vías convencionales que más circulación acumulan, y la alcaldesa, Alejandra Pérez Máquez, incidió en la urgencia de medidas y actuaciones por parte de las administraciones titulares para poner freno a la siniestralidad en ambas a su paso por Guísamo y Santa Marta. Los vecinos, que mantendrán sus protestas, le exigen la misma implicación que el alcalde en Oleiros.

Los vecinos de Guísamo endurecen las movilizaciones en demanda de medidas de seguridad en la N-VI