Obama sabía que espiaban a Merkel desde 2010 y pidió más informes sobre la canciller

05 noviembre 2011 página 37 CANNES (FRANCIA) 04/11/2011.- La canciller alemana, Angela Merkel (c-izq), conversa con el presidente estadounidense, Barack Obama (c-dcha), tras, finalizar la tercera sesión de trabajo durante la segunda jornada
|

El presidente estadounidense, Barack Obama, fue informado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en 2010 del espionaje al móvil de Angela Merkel, no pidió suspender el programa y llegó a solicitar un informe completo sobre la canciller, según publicó ayer el periódico “Bild am Sonntag”.
El rotativo, que cita fuentes de los servicios secretos de EEUU, explica que fue el director de la NSA, Keith Alexander, quien informó personalmente a Obama.
Estas fuentes contradicen el mensaje que el presidente de EEUU trasladó el miércoles a la canciller, al estallar el escándalo, cuando, según los medios de comunicación locales, garantizó a Merkel que no tenía conocimiento del espionaje y que, de haberlo sabido, lo habría parado.
Alemania ha anunciado ya que enviará en los próximos días una delegación “de alto nivel” a Estados Unidos para recabar datos de la Casa Blanca y de los servicios de inteligencia.
Según “Bild am Sonntag”, la NSA no solo espió el móvil del partido que usó Merkel hasta el pasado mes de julio, como se había señalado hasta ahora, sino que llegó a pinchar el teléfono aparentemente seguro que empezó a usar este verano.
La información recopilada en la cuarta planta de la Embajada estadounidense en Berlín –donde trabajan 18 agentes de la NSA– se enviaba directamente a la Casa Blanca, sin pasar primero, como es habitual, por la central de la agencia en Fort Meade (Maryland).
Según publicó ayer el semanario Der Spiegel, el móvil de Merkel aparece en la lista de objetivos de la NSA desde 2002, tres años antes de que ganara las elecciones.
Mientras, Berlín elevó ayer el tono de su respuesta ante el posible espionaje a la canciller y advirtió a Washington de que embajadas y diplomáticos en suelo alemán deben respetar la ley germana, que determina que las escuchas telefónicas son delito.
En un comunicado, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, subrayó que “en suelo alemán rige la ley alemana”, una frase pronunciada ya por Merkel el pasado verano, pero dejó claro que esa máxima es válida para todos: “para alemanes y extranjeros, para ciudadanos y empresas, y también para diplomáticos y embajadas”.
“El espionaje entre amigos y aliados no es procedente”, recalcó antes de añadir que, como se está comprobando, esas prácticas además “son políticamente muy perjudiciales”.
El espionaje, agregó, “amenaza con minar los lazos” que unen a los dos países.

Obama sabía que espiaban a Merkel desde 2010 y pidió más informes sobre la canciller