Las cadenas solapan sus ofertas con las segundas rebajas de otras firmas

Los establecimientos de El Corte Inglés fueron algunos de los más visitados para buscar gangas | quintana
|

Las grandes cadenas El Corte Inglés y todas las enseñas del grupo Inditex fueron ayer las últimas en sumarse a la temporada de rebajas de verano. La bajada de precios resultó muy atractiva para una gran parte de los coruñeses, que llenaron las tiendas, si bien el comercio de proximidad asegura que pese a haber hecho las ofertas con dos semanas de antelación no han tenido la afluencia de compradores que les hubiese gustado para dar salida al stock.
Aunque en El Corte Inglés ya no se viven las carreras de hace unos años ni las aglomeraciones a las puertas, la cantidad de gente que había ayer en sus dos tiendas coruñesas demuestra que sigue siendo uno de los establecimientos que más tirón tiene cuando pone sus descuentos. Estos llegaron al 50% en algunos productos, al igual que ocurrió en la mayoría de las tiendas pertenecientes a la multinacional Inditex.
Este año la compañía también optó por adelantar dos días la temporada y, aunque mucha gente ahora prefiere comprar a través de las páginas web pasada la medianoche, en la mañana de ayer el entorno de la plaza de Lugo era un hervidero de gente cargada con bolsas de Pull&Bear, Bershka o Zara, en donde se acumularon grandes colas para pagar.

El resto de enseñas también apostaron fuerte por recortar los precios –al igual que otros negocios que se sumaron ayer mismo propusieron cobrar solo la mitad por algunas prendas y accesorios– pero ese inicio de etapa contrastó bastante con el anuncio de segundas rebajas en los escaparates de tiendas como Sfera, Woman’Secret o Springfield.
Lo bueno es que, entre unos y otros, atrajeron a bastantes consumidores y muchos de ellos salieron con bolsas reactivando en parte una actividad bastante parada en los últimos meses.
“Almacenes llenos”
Es la sensación que tienen los representantes del pequeño comercio que reconocen que, a pesar de haber hecho ofertas desde hace más de dos semanas para intentar mover la mercancía, este tiempo no ha sido tan positivo para las cajas registradoras como esperaban gracias a unas agresivas promociones.

El presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, afirma que no se pueden sacar conclusiones generales porque a cada asociado le fue de una manera pero lo que tiene claro es que “nadie está contento del todo porque los almacenes siguen llenos”.
Desde el punto de vista de su homólogo en la Asociación de Comerciantes Agra-Barcelona, José Manuel Castro, en estos días previos “no hubo una gran alegría” el consumo porque la gente prefirió esperar al buen tiempo continuado. Además, sostiene que se llevarán “las migas” de los grandes a partir del lunes.

Las cadenas solapan sus ofertas con las segundas rebajas de otras firmas