Las arquitectas destituidas exigirán a Arteixo como mínimo 120.000 euros

|

Las dos arquitectas municipales que fueron destituidas por el gobierno local en 2012 han ido ganando una por una cada batalla judicial. Ahora, con la sentencia del Tribunal Supremo –para la que ya no hay recurso posible– han ganado la guerra en los tribunales. Con este fallo favorable, exigirán al gobierno local que les abone los dos años de nómina que han dejado de percibir y que entre las dos ascendería a unos 120.000 euros. 
Esta será la cantidad mínima que el gobierno local tendrá que abonar. La intención de las funcionarias es iniciar otro procedimiento judicial para exigir la responsabilidad patrimonial oportuna. Un concepto que tendrán que estudiar y en el que cobrará peso el hecho de que los funcionarios no tienen derecho a cobrar paro.
El Supremo ha rechazado el recurso de Casación presentado por el Ayuntamiento de Arteixo y respalda con ello cada uno de los argumentos esgrimidos por el juez de primera instancia y que, a su vez, fueron avalados por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Las bases de 1999
En 1999 el Ayuntamiento de Arteixo convocó una plaza de arquitecto, cuyas bases fueron recurridas. Los tribunales anularon parte de esas bases por lo que se ordenaba al Ayuntamiento a evaluar de nuevo a los dos aspirantes. Pero, el gobierno local decidió convocar otro proceso selectivo en 2008.
En 2012, llegaba a la Administración una resolución para ejecutar la primera sentencia de 2009 (que anulaba parte de las bases). El gobierno local ateniéndose a esa orden de ejecución decidió reponer al arquitecto que obtuvo mejor puntuación en el proceso de 1999 en su plaza, a pesar de que en 2010 los jueces fallaron en contra del funcionario interino al entender que esta condición estaba vinculada a la oferta de empleo público de 1999, por lo que, una vez ocupada, deja de tener validez la figura de interino.
El profesional que había impugnado al prueba fue llamado para ocupar el puesto de interino y, por último, cesaron a las dos funcionarias que lograron su puesto al superar los puestos selectivos posteriores. n

Las arquitectas destituidas exigirán a Arteixo como mínimo 120.000 euros