Coitus interruptus

Partido de Liga entre el Deportivo y el Valencia en Riazor. En la imagen, Negredo celebra su gol. Spanish League match betwen Deportivo and Valencia. In this picture, Negredo celebrates his goal.
|

Los garrafales errores del árbitro, quien masacró a los coruñeses en la segunda parte a base de fueras de juego inexistentes, y un gol de Negredo en el minuto 93 privaron al Deportivo de sumar su primera victoria de 2016.
La presión fue la clave del conjunto blanquiazul en el primer tiempo. El cuadro coruñés  fue a más y terminó por provocar un cortocircuito en la medular ché, incapaz de mover el balón desde el ecuador.

calma y peligro
En el arranque de partido, el conjunto de Gary Neville tocó con calma y generó mucho peligro. La ocasión más clara de la escuadra de la ciudad del Turia llegó en el minuto 11, tras un error de Juanfran en el despeje, que permitió a Negredo encarar a Lux. Pero el remate cruzado del punta se marchó fuera.
Fue la acción que hizo reaccionar al Deportivo, que adelantó su línea de presión y asfixió a los chés, incapaces de salir jugando la pelota. Pedro Mosquera, quien alcanzó un nivel estelar en los primeros 45 minutos, se hartó de recuperar balones en la zona de tres cuartos, que permitieron a los blanquiazules cercar la portería de Ryan.

a la espera del ataque
El equipo naranja perdió metros, ahogado en la telaraña tejida por los herculinos, que tocaban con calma, esperando el momento de lanzar su ataque.
Este llegó en el minuto 27. Luis Alberto sirvió un pase con el exterior a Lucas Pérez, Abdennour tragó y el delantero, que llevaba cuatro jornadas sin ver portería, se reencontró con el gol. Dribó al meta y marcó a placer.

cambio de decorado
El 1-0 encendió al Depor, que vio sangre y se vino arriba. Seguía ahogando a los chés, los anulaba en la medular y buscaba su segunda diana, mientras que el Valencia intentaba llegar vivo al descanso. Y lo logró.
La historia cambió tras el paso por las duchas.
Los blanquiazules relajaron su presión y cedieron metros, lo que permitió al Valencia controlar el esférico y tocar con calma para elaborar juego.
Pese a todo, el conjunto ché apenas se acercaba con peligro al área blanquiazul, mientras que el Deportivo explotaba los espacios que dejaba el cuadro visitante y la velocidad de Lucas para meter el miedo en el cuerpo al conjunto de Gary Neville.
Fue el momento en el que apareció en escena Melero López. Después de haber protagonizado una primera mitad tranquila, en la segunda parte, el árbitro masacró a los coruñeses a base de fueras de juego inexistentes.

errores clamorosos
Hasta en tres ocasiones cortó el ataque de Lucas Pérez, cuando el ariete se quedaba solo ante la porteria del australiano Ryan. Acciones que marcaron el encuentro, puesto que privaron al equipo coruñés de aumentar su ventaja.
Cuando el reloj expiraba y el Deportivo, que hacía muchos minutos que había renunciado al ataque, soñaba con el triunfo, un balón colgado al área por Dani Parejo encontró la cabeza de Negredo (gracias a la permisividad de Sidnei, que falló en el marcaje) y el internacional español no despreció el regalo.

Coitus interruptus