El caso de la doctrina Parot queda visto para sentencia y el Gobierno busca alternativas

los representantes del gobierno español, en la vista por la aplicación de la doctrina parot tedh
|

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, dejó ayer visto para sentencia el caso de la etarra Inés del Río Prado y la aplicación de la doctrina Parot, aunque el fallo se conocerá en los próximos meses.

El Gobierno y el PP consideran que hay margen para que los tribunales españoles interpreten un posible rechazo del Tribunal a la doctrina Parot, mientras que el PNV y la izquierda abertzale han vuelto a reclamar su derogación.

El TEDH sentenció que la doctrina Parot, refrendada por el Tribunal Constitucional, viola dos artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos, por lo que instó al Gobierno español a poner en libertad a del Río, decisión que este recurrió.

Los 17 magistrados de la Gran Sala del Tribunal revisaron ayer la sentencia dictada en 2012 contra España por la forma de aplicación de beneficios penitenciarios en relación a Inés del Río.

Como doctrina Parot se conoce la jurisprudencia según la cual la reducción de penas por beneficios penitenciarios se aplica respecto de cada una de las condenas individualmente y no sobre el máximo legal de 30 años de permanencia en prisión, con lo que se alarga la estancia en la cárcel.

Desde el Gobierno, el presidente Mariano Rajoy expresó su esperanza de que Estrasburgo avale la doctrina Parot porque ha sido un instrumento “enormemente útil en la lucha contra el terrorismo”.

En la misma línea, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, advirtió de que un fallo en contra de la doctrina supondría que personas que han cometido “delitos gravísimos” y que no han saldado su deuda con la sociedad fueran excarceladas.

 

“ingeniería jurídica”

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, no descartó, por su parte, que se pueda hacer “ingeniería jurídica” en España sobre este asunto.

La portavoz del PP en la Cámara vasca, Arantza Quiroga, también apuntó que si la sentencia de Estrasburgo es contraria a su aplicación, se deben buscar “fórmulas” para garantizar que la Justicia española sea justa con las víctimas.

Por contra, el PNV, a través de su parlamentario Iñigo Iturrate, reiteró que no comparte la doctrina Parot porque va en perjuicio del penado y consideró un “despropósito” la “ingeniería jurídica” en España.

Desde el mundo de la izquierda abertzale, el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, opinó que una resolución favorable a la derogación de la doctrina Parot supondría una “llave” para “desbloquear” el proceso de paz y “abriría una grieta” en la política penitenciaria del Gobierno.

Las asociaciones de víctimas, presentes en la vista, entregaron en la sede de la Corte europea las 10.000 firmas que han recogido en España a favor de la aplicación de la doctrina Parot.

El caso de la doctrina Parot queda visto para sentencia y el Gobierno busca alternativas