La ONU calcula que 1,2 millones de refugiados necesitan ser reubicados

Refugees and migrants line up for a food distribution at the Moria refugee camp on the Greek island of Lesbos, November 5, 2015. REUTERS/Alkis Konstantinidis/File Photo
|

El número de desplazados y refugiados en todo el mundo ha alcanzado niveles máximos en términos históricos, hasta el punto de que 1,19 millones de personas necesitarán ser reasentadas en otras zonas en 2017, según un informe del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), que llama a la solidaridad internacional.
El informe, presentado ayer en Ginebra, recoge que la agencia ha ayudado a trasladar a más de un millón de personas a una treintena de países durante la última década. En 2014 y 2015, la cifra rondó los 100.000, mientras que en 2016 el objetivo de Acnur es reubicar a 143.000 que no pueden volver a sus países o integrarse en el primer punto de acogida.
Para el próximo año, la organización espera que 1,19 millones necesiten sumarse a este tipo de programas, un 72 por ciento más de los 691.000 que estimó Acnur en 2014. Por países, los sirios serán los más necesitados –representarán un 40 por ciento–, seguidos de sudaneses, afganos y congoleños.
Los traslados ayudan a decenas de miles de personas a escapar de una vida marcada por la violencia, la pobreza y el desarraigo, según el informe. Un 24 por ciento de las solicitudes corresponden a supervivientes de víctimas o torturas, cuatro veces más que en 2005, mientras que los riesgos de abusos de mujeres y niñas suponen el 12 por ciento.
Por países de destino, Estados Unidos encabeza la lista al aceptar más de 82.000 peticiones de reasentamiento, un 62 por ciento del total. Canadá, con casi 22.900, y Australia, con más de 9.300, ocupan el segundo y el tercer puesto, respectivamente.
El alto comisionado, Filippo Grandi, instó a llevar los esfuerzos en materia de reasentamiento a “un nuevo nivel”, para lo cual es necesario “medios eficaces para compartir la responsabilidad en la protección de los refugiados”. “El reasentamiento es ahora más importante que nunca y debemos aumentar el número de refugiados que se benefician de él, así como otras fórmulas de admisión”, dijo.
Por otro lado, un hombre alemán de 21 años atacó ayer con una pistola de aire comprimido un centro de refugiados en la ciudad de Lingen, en Baja Sajonia, y causó heridas a dos de los migrantes, según la Policía.
El presunto tirador disparó desde la ventana de su vivienda, un tercer piso, y alcanzó a una niña de 5 años de edad procedente de Macedonia y a un sirio de 18. Las víctimas fueron trasladadas a un hospital con heridas en las piernas.
La Policía, que registró la vivienda del acusado, ha abierto una investigación sobre lo ocurrido, aunque por el momento no ha podido determinar si existen motivaciones políticas en este suceso. 
El supuesto atacante no fue detenido, pero se le imputaron cargos de daños físicos graves.

La ONU calcula que 1,2 millones de refugiados necesitan ser reubicados