Los despedidos de O Castro denuncian que le van a salir gratis a la empresa

Los trabajadores se concentraron ayer delante de las instalaciones javier alborés
|

Los trabajadores de Cerámicas O Castro realizaron ayer una última concentración delante de las instalaciones ubicadas en el término municipal de Sada poco antes de que los 29 afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción recibieran la carta de despido por parte de la empresa.
Y comparecieron para lamentar, una vez más, la “farsa” que ha supuesto el período de consultas que se abrió después de que la dirección de la empresa planteara esta regulación hace ya un par de meses y en el cual, como subrayaron, los actuales gestores no se movieron ni un solo milímetro de la propuesta inicial, rechazando todo tipo de propuestas lanzadas desde el comité de empresa y sus asesores sindicales.
“Lo más escandaloso”, aseguraban ayer estos sindicatos –CCOO, UGT y CIG– es que ni siquiera van a tener los 20 días por año con un máximo de 12 mensualidades, sino que se irían gratis, a excepción del cobro de parte de los atrasos acumulados. Unos trabajadores que, en algunos casos, llevan casi 40 años en la fábrica sadense.
Por eso, ante la ausencia siquiera de una indemnización que pueda paliar el hecho de perder el puesto de trabajo, los portavoces sindicales afirman que esto demuestra “la nefasta gestión y el ataque continuo a los trabajadores por parte de la dirección”.
En este sentido recordaron que la plantilla de Cerámicas O Castro ha “sufrido” ya cuatro expedientes de regulación de empleo consecutivos en la modalidad de suspensión. El último, el que tenía fecha de caducidad precisamente ayer y que se ha prolongado durante los últimos 12 meses.

la xunta, cómplice
Pero no solo tuvieron palabras para los dirigentes de la empresa, sino también para los de la Xunta. Acusaron a la Administración autonómica de connivencia con la compañía y recordaron que en las reuniones tanto con el conselleiro de Industria, Francisco Conde, como con el Igape, no dejaron entrar más que al comité de empresa, dejando a los asesores sindicales fuera en ambos encuentros y pidiendo a los trabajadores que negociaran “de buena fe”.
Los representantes de los trabajadores, que criticaron que se les tratara de “comparsa”, consideran que esta “connivencia” de la Xunta con la empresa ha ayudado a que se llegue a este punto, ya que “prometieron que estarían al lado de la plantilla” y, como dijeron, no han cumplido.
Por último, tanto CCOO como UGT y CIG no descartaron tomar algún tipo de medida una vez que ya se han hecho efectivos los despidos de los 29 trabajadores de O Castro y los 41 de la fábrica lucense de Cervo.
Lo que sí presentarán los comités de empresa de ambas factorías es una demanda para impugnar este despido colectivo. A partir de ahí, cada trabajador podrá poner por su parte una demanda individual, algo en lo que parece hay disponibilidad por parte de la mayoría. 

Los despedidos de O Castro denuncian que le van a salir gratis a la empresa