Los críticos de Anova exigen la vuelta al espíritu fundacional

Xosé Manuel Beiras y Martiño Noriega archivo ec

La asamblea celebrada hoy por militantes críticos de Anova ha reclamado que dimita la comisión de ética y garantías tras expulsar a 17 militantes y ha recabado la vuelta al espíritu fundacional de la formación que lidera el histórico Xosé Manuel Beiras.
Tras las renuncias en el seno de la dirección y las diferencias internas expresadas en las últimas semanas, unos 200 militantes de Anova, señalaron fuentes del sector crítico, se han reunido esta mañana en régimen de autoconvocatoria en un hotel de Santiago.
Al término del debate, han emitido un comunicado en el que apuestan por el proyecto originario de esta formación, surgida tras una escisión del BNG con la suma de otros colectivos, sustentado en la vocación de ser un "partido movimiento", en la soberanía de las asambleas locales y en las decisiones tomadas "de abajo a arriba" y en la "radicalidad democrática".
Además, los críticos consideran necesaria la dimisión de los miembros de la comisión ética y de garantías que "respaldaron y decidieron" la expulsión de 17 militantes, por "extralimitarse en sus funciones e ir en contra de los principios éticos y políticos" de Anova.
Los críticos conciben la organización, agrega la nota, como "un espacio de ciudadanía, y no como propiedad de las diferentes cúpulas de las organizaciones políticas" y defienden la propuesta de un frente amplio "incluyente, como herramienta al servicio de la ciudadanía agredida". Además, abogan por la transparencia en los organismos de Anova.
Los reunidos destacan que lo han hecho como militantes de bases y simpatizantes, "en un foro abierto" como "expresión de rebelión cívica para la reivindicación de los principios ético-políticos de Anova".

Los críticos de Anova exigen la vuelta al espíritu fundacional

Te puede interesar