La organización espera que 1.500 corredores acepten este desafío

El Hostal de los Reyes Católicos acogió la presentación ac
|

El Hostal de los Reyes Católicos, en Santiago, acogió ayer la presentación de la prueba ciclista Gran Fondo Ézaro. Un evento deportivo, pero con un claro objetivo de promoción turística de la Costa da Morte, que se celebrará el próximo tres de julio. Y si en la edición del año pasado estuvieron en la línea de salida los exciclistas Miguel Indurain y Claudio Chiapucci, en esta ocasión ya han confirmado su presencia otras de las estrellas que no hace tanto estaban en el pelotón internacional: Iban Mayo, Ángel Luis Casero, Joseba Beloki y Chechu Rubiera.
A ellos hay que añadir uno de los mejores ciclistas gallegos de los últimos tiempos, Ezequiel Mosquera, habitual en el Gran Fondo Ézaro y miembro de la organización. Fue precisamente él el que no descartó que Chiapucci e Indurain repitan, después de lo contentos que acabaron tras la subida del año pasado.
Un recorrido que, según el propio Mosquera, no varía mucho con respecto al de 2015. 
Un total de 138 kilómetros, con las rampas de hasta el treinta por ciento del Ézaro como plato fuerte. Y una subida al alto de Paxareiras muy especial, por la misma vertiente que afrontará el pelotón de la Vuelta a España 2016 unas semanas después.
La organización espera que no haya problemas para cubrir las 1.500 plazas disponibles, 500 más que el año pasado.
De hecho, Ezequiel Mosquera adelantó que ya está abierta la inscripción para los participantes de la última edición y que al menos 400 ciclistas repetirán. Y el domingo que viene se abrirá para los aficionados en general.
El acto, en el marco incomparable de uno de los edificios más bonitos de Santiago, contó con Terio Carrera como maestro de ceremonias, y estuvo presidido por el alcalde de Dumbría, José Manuel Pequeño. Asistieron representantes de otros municipios de la Costa da Morte, y también los actores y presentadores Roberto Vilar, Fede Pérez, Pepo Suevos y Marcos Mosquera.
Y no faltaron las referencias al impacto económico que tiene un evento de estas características en la zona. Aunque sea en el ‘Fin del Mundo’, un acontecimiento como el Gran Fondo Ézaro supone una inyección económica para un buen número de Concellos. Y es que la belleza de Galicia no se compra con dinero, pero hay que mostrarla al mundo para que genere riqueza.
 

La organización espera que 1.500 corredores acepten este desafío