Un ternero huye del matadero y muere al caerse desde Lavedra a Las Pajaritas

Las policías Nacional y Local llegaron instantes después de la muerte del animal javier alborés
|

El ternero que ayer se escapó de las instalaciones de Carnicosa, el matadero municipal, no tenía siquiera un año de edad, pero consiguió crear un gran alboroto al recorrer gran parte de la ciudad antes escapar de ella por Alfonso Molina. Una vez allí, decidió saltar la mediana, y acabó precipitándose desde más de cuatro metros de altura a la rotonda de Las Pajaritas, donde murió a causa de sus heridas, a las doce de la mañana. Al lugar acudieron numerosos efectivos de la Policía Local y Nacional, que cortaron la rotonda al tráfico. Casi media hora después, su cuerpo fue retirado por un camión grúa y la circulación se reanudó. 
El suceso atrajo una gran atención. “En realidad, todo fue muy rápido, no conseguimos localizarla hasta que se cayó”, comentaron fuentes policiales. Al parecer, el animal había escapado de las instalaciones de Carnicosa alrededor de las 11.45 horas y llegó enseguida a Vioño. En su recorrido no llegó a embestir a nadie, pero golpeó cerca de 14 vehículos, tanto estacionados como en circulación, mientras buscaba una salida del laberinto de cemento en el que se encontraba. 
Las llamadas que la gente que lo veía trotar de un lado a otro hacía a la Policía permiten reconstruir su itinerario. Tras abandonar Vioño, el animal circuló por la avenida de Finisterre hasta la calle Noya, por donde atravesó todo el barrio de Os Mallos hasta llegar a la Audiencia Provincial. Una vez allí, entró en Alfonso Molina en dirección salida,  hacia lo que podía haber sido su libertad, obligando a frenar a los vehículos.

salto mortal
El becerro caminaba por el carril de aceleración cuando decidió saltar al otro lado de la avenida, para invadir la calzada en sentido contrario. Pero se encontraba ya a la altura de la segunda fase de Elviña, y no vio que en ese tramo, Alfonso Molina pasa por encima de la rotonda de Las Pajaritas, salvando un desnivel de unos cuatro de metros, y que entre los dos sentidos hay una separación de casi un metro de ancho. 
El animal cayó por ese espacio como si fuera una trampa y se desplomó sobre el asfalto. Afortunadamente, no dañó a nadie aunque cayó muy cerca de un taxi que estaba circulando por la glorieta en ese momento. Casi inmediatamente, llegaron los primeros patrulleros, que habían estado buscando al animal y, una vez en el lugar, mantuvieron un dispositivo hasta que fue retirado el cadáver.

Otros casos
No es la primera vez que tiene lugar un incidente parecido. Hace varios años, una res de mayor tamaño acabó en el barrio de la Sagrada Familia, donde la Policía Local acabó teniendo que acribillarla para detenerla, después de que embistiera a varias personas. 
En general, esta clase de incidentes suelen acabar con el animal muerto, aunque en algunas ocasiones se ha podido devolverlo al matadero.

Un ternero huye del matadero y muere al caerse desde Lavedra a Las Pajaritas