Los olívicos llegan a Cornellá con la idea de obtener su segunda victoria

El conjunto celeste espera cosechar su tercer encuentro consecutivo sin perder en este curso jorge landín

 

La jornada dominical se cierra a las nueve menos cuarto de la noche con la disputa del encuentro que protagonizarán el Espanyol y el Celta en Cornellá El Prat.
Ambas escuadras esperan conseguir su segundo triunfo seguido tras estrenarse la pasada jornada. Así, los catalanes, que contabilizan cinco puntos en la tabla clasificatoria, superaron a Osasuna en El Sadar por un ajustado marcador de dos a uno. El cuadro gallego, que suma cuatro unidades, logró una victoria in extremis ante el Sporting por dos goles a uno en su terreno de juego de Balaídos.
El argentino Pablo Piatti, con una rotura en el sóleo de la pierna derecha, es la única baja en el equipo perico; los vigueses, por su parte, no dispondrán de los lesionados Carles Planas, Fabián Orellana y Claudio Beauvue.
Eduardo ‘Toto’ Berizzo, entrenador del Celta, reservará a Pablo Hernández y planea dar la titularidad a Marcelo Díaz esta tarde. Sobre el encuentro valoró que será “difícil” y que su rival “no necesita generar mucho peligro para marcar”. Finalmente, explicó que su equipo “va hacia arriba” y destacó el hecho de que su plantel tiene “un importante margen de mejora”.

Mente positiva
Quique Sánchez Flores, técnico del Espanyol, sólo piensa en el conjunto olívico y ya tiene olvidado el encuentro en Pamplona.
“Los jugadores necesitaban una victoria como la del otro día” porque eso les ha permitido ratificar “todo lo bueno que hacen cada día en los entrenamientos” y cree que un nuevo triunfo “nos podría llevar a un buen despegue”. El entrenador insiste en que ve a sus jugadores con “la mente positiva y animada” y que eso, además, “se cimienta con buenos resultados”.
Del partido de hoy sabe que le toca “luchar desde el principio” porque será “disputado porque no hay grandes diferencias entre equipos, salvo que ellos llevan varios años con la misma filosofía. Es un gran equipo y tendremos que mantener el mismo nivel de compromiso y actitud. Estamos lejos de lo que pensamos que ha de ser el Espanyol y eso es bueno porque lo imaginamos mucho mejor y mucho más grande”, indicó.
La intención del preparador blanquiazul es que el Celta “no juegue donde ellos quieran. No nos interesa jugar en campo propio. Hemos de tener personalidad y recurrir a los mejores momentos que hemos tenido ante el Real Madrid y Osasuna, por ejemplo. Por ello, será necesario que todos corran porque el Celta es un equipo que si les dejas hacer, hacen”, matizó.
Sobre los cambios que ha presentado en la convocatoria argumentó que “tenemos que equilibrar el banquillo. Hoy aparecen muchos jugadores ofensivos en la convocatoria. Tenemos hasta ocho o nueve y todos no caben”, pero también avisa que esa será una constante a lo largo del campeonato”, concluyó. n

Los olívicos llegan a Cornellá con la idea de obtener su segunda victoria

Te puede interesar