Primavera blanquiazul

|

Hastiado ya de una hibernación que está disparando el nerviosismo en su entorno, el RC Deportivo debe regresar esta noche a la victoria para no pasar más apuros de los previstos y sellar su permanencia en Primera División cuanto antes.
Los blanquiazules no saben lo que es ganar desde el pasado 19 de diciembre, cuando se impusieron al Eibar en Riazor (2-0). 
Desde esa fecha, los pupilos de Víctor Sánchez del Amo han encadenado un gélido invierno de once partidos de Liga y dos de Copa del Rey sin conocer el triunfo; una peligrosa siesta que se ha extendido en demasía hasta el punto de que la renta sobre los puestos de descenso ha quedado reducida a seis puntos.
Si hace mes y medio el resultado de empate era una fijo en las apuestas en los seguidores del Depor, en las tres últimas jornadas se ha caído en la depresión de la derrota; el pasado miércoles en San Mamés (4-1) la imagen resultó por momentos bochornosa y es ahora cuando el vestuario de Riazor debe desperezarse de una vez y dejar constancia de la más que notable capacidad de la plantlla.
En caso contrario incluso el puesto de Víctor Sánchez del Amo —renovado esta misma campaña y elegido para guiar al club en el futuro inminente— podría quedar en el alambre.
Esta noche el visitante de Riazor no llega con las necesidades acuciantes del último rival en casa, el Granada, aunque los de Javi Gracia también se han quedado anclados en los 32 puntos y deben reaccionar para evitar el sufrimiento de última hora. 
Para enfrentarse al Málaga, Víctor Sánchez del Amo recupera bajo palos a Germán Lux, después de haber cumplido en Bilbao el encuentro de sanción tras su roja en el añadido ante el Granada.
En principio, el técnico blanquiazul optará por un sistema 4-2-3-1, con una defensa configurada por Arribas y Fernando Navarro en el eje central, flanqueados por Juanfran en la derecha y Luisinho en la izquierda.
En el centro del campo la pareja coruñesa Bergantiños-Mosquera tiene muchas papeletas para dotar a la formación coruñesa de equilibrio.
Por delante de la dupla de contención actuará una línea de tres que aúna músculo y talento; de este modo, Fede Cartabia podría salir de inicio en banda izquierda, con Luis Alberto como enganche y el incansable Fayçal Fajr en la derecha.
Arriba, el de siempre. El jugador más en forma del equipo, Lucas Pérez, autor de 14 goles y de 7 asistencias en el presente curso 15-16.
En el banquillo de la suplencia tendrán cabida hombres que en Bilbao no tuvieron su día como Oriol Riera —ya estrenó su casillero anotador—, Jonás Gutiérrez o Celso Borges.
En una contienda que se presume muy pareja, la afición puede jugar un papel clave; y es que a pesar del frío y de un horario desaconsejable para los más pequeños, Riazor ni de broma dejará a su escuadra huérfana.
En momentos de mayor necesidad el deportivismo volverá a evidenciar que se trata de una de las hinchadas más maduras de la Liga y que ‘nunca se rinde’.

un rival 'herido'
El Depor se topará esta noche con un Málaga escocido por su mala racha de resultados recientes. Cuatro tropiezos consecutivos que los de Javi Gracia han sufrido, al igual que el equipo deportivista, en parte debido a errores arbitrales de bulto en contra de los de La Rosaleda. 
Con el técnico navarro en la grada coruñesa debido a su expulsión ante el Valencia, los malacitanos no podrán contar con el concurso de hombres importantes como los sancionados Juanpi o Duda, así como tampoco con los lesionados Mastour, Tissone, Cifuentes, Juan Carlos, Ontiveros y Cop.

Primavera blanquiazul