Armesto critica la subida de tasas que ve como el posible inicio de la privatización

|

La Universidad es totalmente contraria a la subida de las tasas impuesta desde el Gobierno por la “discriminación” que esa medida va a suponer a la hora de que todos los jóvenes coruñeses puedan acceder a la misma educación. El rector, Xosé Luís Armesto, se mostró ayer muy crítico con esta decisión porque detrás de ella ve el posible comienzo de una “privatización encubierta”.

Así lo comentó en un acto en el que hizo público el presupuesto con el que contará la Universidad este año y que ascenderá a 123 millones de euros.

Aunque todavía es necesaria la decisión de la Xunta para que la subida de las tasas universitarias propuesta por el Ejecutivo se convierta en una realidad, el rector, Xosé Luís Armesto, se mostró ayer totalmente contrario a esta medida recaudatoria.

El rector rescató la declaración emitida por el claustro en 2008 para recordar que la decisión de la comunidad educativa es “rexeitar a subida das taxas académicas” porque constituyen un “elemento de exclusión”.

Así, recalcó que si ya por aquel entonces la idea les parecía abusiva ahora lo es más. “Non vai parello ao incremento das bolsas e conduce á Universidade a unha privatización encuberta”, leyó el rector haciendo suyas las palabras emitidas cuando la crisis aún empezaba. En todo caso, anunció que a mediados de mayo el claustro se reunirá para volver a realizar una declaración conjunta sobre el tema.

Armesto insistió en otras declaraciones tanto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como de la propia Comisión Europea al respecto del aumento de las tarifas para los estudiantes. “A OCDE fixo unha recomendación para que os Estados fagan esforzos por fomentar a educación superior cualificada” para reducir las desigualdades sociales, comentó. La Unión Europea, por su parte, recomendó que la enseñanza superior se hiciese accesible a todos y que debería ir caminando hasta la “implantación da ensinanza gratuita”.

Tanto para Armesto como para la vicerrectora de Planificación Económica e Infraestruturas, Amalia Blanco, la subida está injustificada, más cuando los ingresos “por matrículas supoñen un 10,8% do orzamento” para 2012. Armesto tampoco considera “razonable” que se suban las notas por las que se conceden becas públicas porque “tamén sería un modelo de discriminación”.

En todo caso, el objetivo del máximo responsable de la Univerisdad es reunirse con el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, y los otros dos rectores gallegos el próximo día 2 de mayo en Santiago para obtener “as explicacións pertinentes sobre o tema”, ya que “o Goberno central propón a suba pero é a comunidade autónoma a que toma a decisión”. A este respecto, Armesto recalcó que quiere saber si los ingresos a mayores que vendrán con la subida impositiva “serán para reducir o défice da comunidade autónoma ou para financiar a universidade”.

 

Dinero propio > Por el momento la cifra que está clara es la de 123,3 millones de euros con los que contará la universidad para este año. Según explicaron Armesto y la vicerrectora Amalia Blanca, el presupuesto para el ejercicio en curso supone una caída del 4,9% respecto a 2011, es decir, habrá 6,3 millones menos. “Os ingresos dende a Xunta serán de 93,8 millóns de euros, unha baixa do 3,6% fronte á previsión feita en 2010”, comentó Blanco.

En este sentido aseguró que los fondos propios de la institución serán los que ayuden a paliar de alguna manera la reducción de las ayudas. Este dinero propio saldrá de la suma de cuatro millones de euros de remanente procedente de la liquidación de 2010 y del pago parcial del IVA que ingresó la Agencia Tributaria tras una reclamación, cuya parte restante se cobrará en 2013.

Los representantes de la universidad aseguraron que lo que menos cae son las ayudas a estudiantes, si bien sí se reduce el gasto corriente que acumulará un 20% de bajada desde 2009 y las inversiones. La cuantía para personal se congela salvo en las bolsas para pagar antigüedades y productividad.

 

 

Armesto critica la subida de tasas que ve como el posible inicio de la privatización